ZOUK MAGAZINE (Versión en Español) NÚMERO 1 - Page 19

19 “En elBulli el objeto servía para subrayar, pero no era lo esencial” ducto novedoso y funcional tiene valor en el mercado. No es la única manera de hacer diseño y no es la única válida, pero es la mía. Si haces algo que sea sólo funcional, pero que ya existe, el pastel de las ventas se divide. Y si haces algo puramente novedoso, pero que no es funcional, lo que acabas haciendo es un chiste, algo divertido y nada más. Pero un chiste sólo es divertido una vez, la primera vez que te lo cuentan o si tienes muy mala memoria. A veces se tiene un poco la idea del diseñador como la de un artista y en cambio tú tienes el mercado muy metido en la cabeza. ¡Es que tengo que comer! La verdad es que a veces disfrutamos mucho cuando podemos hacer una excepción y tenemos la posibilidad de hacer una pieza que no está enfocada al mercado. Pero cuando entra un cliente tenemos que corresponder. Y si viene un indus- trial que da de comer a 100 empleados, con los tiempos que corren, tenemos que actuar con un gran sentido de la responsabilidad. ¿Qué similitudes encontraste entre tu propio proceso creativo y el de un restaurante de vanguardia como elBulli? En un principio eran muy similares, pero ellos eran mucho más rigurosos… A sí… ¿Más que un suizo? Jajajajaja…. Desde el principio nos entendimos muy bien. Un restaurante es un excelente lugar para la creatividad, ya que requiere mucho rigor. Técnicas distintas, ingredientes distintos, cocciones, alergias, comensales de distintas culturas… ¡Es un cristo! Organizar todo esto requiere un rigor militar y en elBulli descubrieron el valor de la creatividad y apostaron por él y trataron a la creatividad con el mismo rigor de organización que se había usado siempre para gestionar el restaurante.