ZOUK MAGAZINE (Versión en Español) NÚMERO 1 - Page 151

151 una curiosa selección de tres surtidos: trigo, centeno y maíz, maridado con dos tipos de aceite; arbequina de Aragón y un aceite de Granada algo más fuerte. Mi sentido de la responsabilidad me obligó a dejar el pan por unos instantes y atender a Mihaela que venía con el primer de los platos, una crema de calabaza con muselina de torta del casar y parmesano. No podíamos empezar mejor. El segundo plato podríamos bautizarlo como “espectáculo culinario”, aunque en la carta figura como “Tesoros del mar”. Se trata de ortiguillas del cantábrico crocantes con tartar de algas y emulsión de lemongrass. Mucha atención al tremendo sabor a mar y ostras que desprende este manjar. Increíble. El tercer plato a degustar fue una escalivada de verduras con anguila ahumada y romesco. Verduras al dente y un sabor muy conseguido. “La perla negra” es el nombre que le han puesto al cuarto plato. Aquí el protagonista es un chipirón relleno sobre rissoto venere y “ras el hanout”, una salsa elaborada con 13 especies árabes. El rissoto venere lo dejan seis horas en agua y luego lo cuecen durante cuarenta y cinco minutos. Posee un color rojizo tirando a negro y es un poco más duro que el tradicional. Según cuenta la leyenda, era el arroz que tomaban los emperadores chinos. La segunda copa de vino, esta vez un Ribeiro tinto (Viña do avó) dio lugar a la culminación, la quinta degustación antes de la última vuelta: Cordero a baja temperatura con crema de patata trufada y setas. Un plato con mucha clase y mejor sabor para poner el punto y aparte a tan elaborado menú. Ahora sí, llegamos a la traca final, el todo a una carta: los postres. El menú degustación nos brinda dos postres. Primero algo ligero como un canelón de piña con semi-frío de yogur y salsa de mango. Luego y ya para finalizar con fuegos artificiales, el postre llamado “homenaje al chocolate”, con cuatro tipos del mismo: trufa, semi-frío de pimienta San-