Zaidín Haciendo Barrio Revista n10 noviembre - Page 7

Zaidín habitable La salud comunitaria La salud comunitaria puede entenderse como aquella que se genera a través del aprovechamiento de los recursos que existen en el entorno. Cuando, para prevenir o paliar una enfermedad, un facultativo receta, por ejemplo, el uso de las actividades que se realizan en el centro cívico del barrio o en el centro de mayores más cercano. Se trata, por tanto, de ampliar la mirada y no centrarse únicamente en soluciones individuales, sino analizar también qué posibilidades ofrece el entorno para mejorar la salud de las personas. Con ello, también se promueve un cambio en el tratamiento de la enfermedad, buscando alternativas a la medicación. Por tanto, este concepto de “salud comunitaria” implica que la comunidad es generadora de salud y de enfermedad, y, por ello, desde diferentes organismos se establecen medidas orientadas a mejorar el estado de la salud de la población, contando para ello con muchos más recursos que las medidas estrictamente farmacológicas. Cuando desde un Ayuntamiento, por ejemplo, se ofrecen actividades, talleres o excursiones para las personas mayores, niñas/os o jóvenes, finalmente se está ofreciendo la posibilidad de mejorar la vida de todas esas personas. Cada vez son más los médicos y profesionales que, además de buscar entre los distintos tipos de medicación que pueden mejorar la salud de una persona, estudian qué actividades sociales y de ocio pueden ayudar a incrementar su calidad de vida. Aunque en muchas ocasiones no se pueda evitar el uso de medicamentos, realizar actividades deportivas, artísticas y al aire libre supone un importante beneficio físico y anímico, además de potenciar las relaciones sociales y vecinales. 7.-