What's up ici? Issue 7 - Page 29

28

La Gimnasia Rítmica en Italia

Autor: Valentina Moro)

Los extranjeros piensan que los italianos son buenos sólo jugando a fútbol.

¡Pero no es así! En Italia se practica un deporte maravilloso, la gimnasia rítmica.

Se empezó a practicar en 1925, en Turín, una ciudad en la región del Piemonte, en el norte del país, gracias a Andreina Sacco Gotta, una profesora de educación física. Pero solo en 1984, en Los Ángeles, la gimnasia rítmica ha pasado a ser un deporte olímpico. Es un deporte muy difícil porque hay que combinar el movimiento del cuerpo con el de las herramientas pequeñas y al mismo tiempo tienes que seguir la música.

movimiento es el gran objetivo de esta disciplina. Se utilizan cinco pequeñas herramientas: la cuerda, el aro, la pelota, las mazas y la cinta. Las más pequeñas practican el cuerpo libre, donde la gimnasta no utiliza ninguna herramienta. Mi herramienta favorita es la pelota porque pienso que es la más elegante, y la más difíciles son la cuerda y la cinta porque son herramientas blandas y por eso es más difícil manejarlas y tener mayor control.

Las competiciones pueden ser individuales o de equipo, formado por cinco personas. En el programa individual hay cuatro composiciones de noventa segundos y en el de equipo hay dos composiciones de dos minutos y treinta segundos. Actualmente mi equipo italiano es campeón mundial con la composición de los cinco aros pero como la rítmica no es famosa, Italia es conocida más por el fútbol.

Normalmente un entrenamiento empieza con un calentamiento del cuerpo, para prepararlo a movimientos difíciles y complicados, después hay una hora y media de ballet porque es la base de los movimientos de la rítmica y por fin se ensayan las composiciones muchísimas veces para perfeccionarlo todo.

Se caracteriza por requerir fuerza, elasticidad, flexibilidad, precisión, coordinación y seguridad.

Es un deporte que requiere una gran cantidad de horas de entrenamiento que sirven para perfeccionar los movimientos y la búsqueda de la perfección de cada