vozes 2 Número 2 de Vozes - Page 59

Según una extendida leyenda española cuya veracidad no está atestiguada por ninguna documentación, al salir de Granada camino de su exilio en las Alpujarras, cuando coronaba un collado, volvió la cabeza para ver su ciudad por última vez y lloró, escuchando de su madre la sultana Aixa como le decía: «Llora como una mujer lo que no supiste defender como hombre» Debido a esto ese monte recibe el nombre del Suspiro del Moro, que hoy cruzan las carreteras que van de Granada a la costa (A-44 y N-323). Esta leyenda parte de la imaginación del padre Echevarría que en el siglo XVIII publica el libro Paseos por Granada, donde pretende denigrar la figura de Boabdil. En su exilio alpujarreño, Boabdil se instaló en la población almeriense de Laujar de Andarax, siendo ésta su última residencia en la península ibérica. TEXTO: Antonio Ortega Buendia vozes 59