vozes 2 Número 2 de Vozes - Page 49

ENTREVISTA: Mariano del Peral FOTOGRAFÍAS: Cedidas por Ramoncín Cuarenta años en la música, 20 discos a tus espaldas, Ramón ¿Crees que aún se puede luchar con una canción frente a un sistema social cada vez más deshumanizado? Yo siempre he creído que las canciones pueden tener varios objetivos, uno entretener, divertir, pero desde luego yo creo que un artista que viva en su tiempo y que este comprometido, tiene una obligación, lo creo yo, no desdeño a los que no lo hacen, pero yo creo que tienen la obligación de intentar hacer o tratar de hacer un mundo mejor. Yo creo que sí. No es lo mismo que antes porque las canciones tienen mucha menos difusión, es una difusión muy dirigida, muy pequeña en realidad, comparándolo con lo que ocurría en los años 60, 70, 80, y en nuestra parte en los 90. Y como decía aquello, una guitarra no va a derribar un edificio, pero igual hace que tiemblen las paredes y una canción igual, así es que si, por supuesto. El año pasado se reedito “Arañando la ciudad” por su 35 aniversario, con cuatro cortes más; “Pasamos de casi na”, “Hijos rebeldes”, “Ángel de Cuero” (en directo) y “Arañando la ciudad” poema corto pero contundente y claro, muy claro. Una reedición muy generosa con la que te quitas una espina metiendo “Ángel de Cuero” sonando como a ti te gusta, no como se quedó al final plasmada en el disco. Si, esta reedición de “Ángel de cuero” es estupenda. A mí me gustan las canciones de ese disco, lo he dicho siempre, lo que no me gusta es como suena. Es el tercero que hacía. En el primero el sonido fue contundente, pero no lo hice yo porque no conocía todas esas mañas, y al estudio solo fui a cantar mis canciones, no dirigí la grabación ni nada. Luego ya “Barriobajero” fue un disco más de blues, más pequeño, y en “Arañando la ciudad” se llevaba un sonido completamente limpio, puro, que no hubiera ruidos, la voz sin romper, no sé. Yo creo que a partir de ahí lo que he hecho siempre es grabar con todos los ruidos del mundo, es decir, todo el mundo tocando y que suene lo que suene que es de lo que se trata. Y ese “Ángel de cuero” lo hice ya en