vozes 2 Número 2 de Vozes - Page 27

Hace año y medio aproximadamente que publicaste tu primer trabajo en solitario, “Al final de la ciudad dormida” ¿cómo lo ves pasado el tiempo? Me gusta mucho como quedó, no hay nada en ese disco que ahora cambiaría y esto es la primera vez en mi vida que me ocurre. Conseguí dar el cien por cien de mí mismo, hice todo cuanto pude y supe, conseguí llegar muy adentro de mi mismo hasta bordear la locura. Tardé siete años en elaborarlo y llegué al límite en todos los aspectos. Todavía me estoy reponiendo de este proceso, la cornada fue profunda, aunque ya estoy pensando en volver a los ruedos sabiendo más, pudiendo llegar más lejos aún en lo creativo, pero necesito aún un poco de tiempo. ¿Qué valoración haces de las cosas que están ocurriendo a tu alrededor desde su publicación? Solo puedo hacer una valoración sobre mi propia vida y lo que este disco me ha procurado, lo que me ha enseñado, que es lo único que realmente me importa y, la verdad, no puedo pedir más. Todo lo que soñé respeto a él se queda muy corto. Sobre lo que rodea a la publicación de un disco, sobre la parte no artística, es algo que no me ha preocupado ni me preocupa en absoluto, no me interesa, no tengo tiempo que perder pensando en ello. Mi tiempo está dedicado a mi familia en primer lugar y en segundo lugar a seguir escribiendo, seguir componiendo, seguir aprendiendo.