vozes 2 Número 2 de Vozes - Page 20

dientes llamados “ suspensos “. Una educación montada en el miedo al suspenso, en la memorización y en la repetición como si de mantras se tratara, solo puede intoxicar y desmotivar a los alumnos, haciéndoles odiar algo que debería ser maravilloso. Culpa de esto la tienen no sólo los jefazos de Ministerio de MalaEducación, sino muchos profesores. La mayoría del profesorado busca ese trabajo para pegarse la buena vida con muchas vacaciones, sueldo fijo, o bien buscando llenar ese vacío de autoritarismo que mucha gente tiene. Esto último lo digo por experiencia propia, tras la odisea de haber pasado por muchos centros educativos, he conocido gente y gentuza de todos los tipos. En el profesorado ocurre como con los jueces, está lleno de prepotentes que tratan a quien deberían ayudar como si fueran mierda. Yo mismo tengo un profesor en el instituto al que escuché decir, entre muchos otros tiránicos despotismos: “ en esta clase yo mando al menos 3 veces más que tú.” O aquel que escuché decir que hay que estudiar para “ tener un buen estatus social…” ( no sé que valores pueden enseñar personas que no valen para nada). Quizá aprobaran las oposiciones, pero como persona están suspensos. Tiene que haber profesores que de verdad lo sientan, que les guste enseñar, y no la raza de prepotentes que miran a los alumnos como si fueran seres inferiores, cuando en realidad, ellos, con ese comportamiento, demuestran su propia podredumbre y su miseria interior. Jiddu Krishnamurti, un pensador de la India, decía que la educación debe ser un aprendizaje mutuo entre el alumno y el profesor, que nadie debe estar por encima de nadie, y él mismo criticaba el absurdo sistema de los exámenes, ideado para meter miedo y enfermar a los chavales. Cada cual tiene un talento en su vida, un amor por algo, y lo primordial de la educación es hacer que esto aflore, que se desarrolle como individuo. Pero claro, esto no conviene, los degenerados que idearon el sistema educativo no quieren que pensemos por nosotros mismos, que en vez de meternos teorías y materias que para nada sirven en la vida real nos pongamos a usar nuestros dones. Un claro ejemplo es la asignatura de Filosofía, donde siempre se estudian los mismos carcamales de siempre (Kant, Descartes…), olvidándonos de otras muchas filosofías \\[\\[\ H\[[]\[\[Y\[[0ٛH\]px)HHܚY[BHܚY[HYY[ˈ[\H\Yۘ]\HHۙ[H[]]܋Z\[^HY[\KHY[\]YHۙ\[[^[Y[\]Y[\Hœ]YHZ\HY[YˈHHH\Hۙ\[܈HY[KBXH\pۈH\H[ٰXK\\Z[[Y܈[ZX[Bޙ\‚