Un mundo sin prisa Edición No. 12 - Page 8

chas de vez en cuando en tu casa?

Más que de vez en cuando está Silva y Villalba, que es un dueto muy reconocido en Colombia, pero la música típica, la música andina, de compositores como Jorge Villamil, como José A. Morales, todo ese estilo de música me fascina y es precisamente ese estilo de música el que me hipnotizó cuando yo tenía 5 años y arranqué… ¿Me permites enseñarte de lo que estoy hablando? Empecé a los cinco años a tocar esta música. Tengo un tío que, él estaba reunido con su padre y con su hermano, él estaba tocando un tiple colombiano, y cantando esta canción precisamente (“Pueblito Viejo”), ¡Y ya!, entonces supe que esto era para mí, y le rogué a mi padre que me consiguiera una guitarra.

Me consiguió la guitarra, cumplió con ese sueño, y empecé con esta canción… Con esa música y esa letras se enamora cualquiera de la guitarra y de la voz. Esa es la magia de la música.

¿Fantaseas tu vida sin cantar?

No. Eso ha sido la constante en mi vida. Cuando tenía 5 años, nació un sueño, el sueño de ser músico, y desde ese entonces yo era una niña que iba a la escuela, jugaba con mis amigos, pero estaba cómoda, tranquila, bien dentro de mi propia piel, cuando estaba en mi cuarto con mi guitarra cantando.

¿Tocas la mandolina también no?

Toco la mandolina, violín clásico, cualquier instrumento de cuerda. ¡Me fascina!

En el 96´ literalmente tu carrera toma un giro de éxito internacional impresionante. ¿uno está preparadoen un momento?, mirándolo en retrospectiva Soraya, ¿cómo es estar ranqueada en los mejores lugares?; que te conozcan en Alemania, en Japón, en todos lados… ¿Cómo es eso?, ¿Cómo se lleva?

No. Es que uno nunca se puede preparar para eso. Pero afortunadamente me preparé musicalmente, y mis padres también me prepararon muy bien. Me enseñaron unos valores y unos principios que aún guardo dentro de mi, y son los que me ayudan a mantenerme bien plantada, bien enfocada en lo que quiero hacer que es vivir una buena vida, no hacerle daño a nadie, tratar de hacer un poco de bien; y cuando te viene el éxito, que a mi me vino muy rápido, con la primera canción que lancé profesionalemente, con el primer disco fue el boom… Lo tomé con mucha calma, pero me pasó muy rápido.

6