Un mundo sin prisa Edición No. 12 - Page 7

Instantes con...

Soraya

Estábamos hablando de la tranquilidad, uno se imagina a veces que la vida de los artistas es siempre presentaciones y actuaciones, es shows… Miami es un lugar que te permite disociar el artista de la vida cotidiana

Exacto… En Miami, cuando estoy en casa, pues me separo completamente de lo que es el corre, corre, del estar viajando en promoción, de estar haciendo conciertos; me quedo tranquila en mi casa con mis amigos, salgo en mi barco, voy a la playa, una vida súper tranquila.

¿Con quién vives en tu casa?

-En este momento tengo dos amigos que están conmigo en la casa, que desde que me enfermé se han mudado conmigo y no los puedo botar (risas), pero me gusta mucho tenerlos ahí. Tengo muchos animales en mi casa y mi familia obviamente está muy cerca.

¿Quién quedó en Cali?

En Cali tengo a mi abuela todavía, tengo varias tías, tengo muchos primos, y muchos amigos todavía. En Medellín también.

¿Qué quedó de esa mujer Colombiana en Miami? ¿Hay costumbres? ¿Hay “bandeja paisa” en tu casa?

Hay arepas en mi casa, todos los domingos es tradición.

Quiero decirles a todos los que no tienen la suerte de disfrutarla que yo probé la “bandeja paisa” y es riquísima.

La bandeja paisa es ya saben, tiene frijoles, arroz blanco, un pedacito de carne, un huevo frito encima, un montón de cosas. Plátanos maduros, todo un montón de cosas, etc. pero en mi casa siempre hago arepas pero bayonas, arepas de Cali, los domingos por la mañana. ¡Delicioso!

¿Cuál crees que sea tu lugar en el mundo?, Miami es donde estudiaste, en New Jersey, de Colombia…

Mi lugar, es el lugar que yo he creado, que es mi hogar. Porque llevo mucho de lo que es Colombia en mis principios, mis valores, mi razón, La razón que yo encontré dentro de mí, viene de mis padres, entonces viene dentro de toda esa descendencia Colombiana; pero mi independencia y mis ganas de salir adelante, todo eso tiene que ver con el hecho de que me criaron casi la mayoría de mis años en Estados Unidos. Entonces combinando esas dos cosas, pues me traen mucho de mi personalidad, de mi identidad; y también teniendo el privilegio de viajar tanto, aprendo, aprendo de todos lados.

Siempre aprendo un poquito musicalmente y también de la gente, aprendo cosas de la vida. En Chile aprendí un montón de estos niños en el Instituto de la Teletón.

¿Vienes de ahí ahora no?

Sí. Me enseñaron un montón simplemente con su sonrisa. Yo estaba en el Instituto hablando con ellos y con sus familias, y ver a estos chicos con tantos problemas físicos, y problemas de desarrollo. Algunos me regalaron sus dibujos, me regalaron una sonrisa, un abrazo, y aprendes… Aprendes mucho.

De los artistas folklóricos tradicionales de tu tierra, no hablemos de Juanes, de Shakira, no sé… De Aterciopelados, de Carlos Vives; de los otros, de las otras generaciones, ¿a quién escu-

5