Travesías didácticas Abril 2019 - Page 49

pequeños grupos de juego, ayudando a identificar los problemas que tuvieron, cómo los resolvieron, los resultados que obtuvieron. Que cada momento de la evaluación sea la oportunidad que el docente tenga para recuperar la experiencia jugada, mientras va recorriendo los distintos sectores va evaluando por grupos, lo que la hace dinámica. Realizar un registro de observación del juego a modo de procedimiento para facilitar el análisis del recorrido que cada niño/a hizo, es una buena estrategia que enriquecerá, además, la mirada del docente sobre la propuesta del Juego Trabajo. … en el momento de orden de la sala y guardado de los materiales como otra instancia de aprendizaje colaborativo, acompañando desde la palabra y la acción, y no desde la imposición o amenaza. … en la incorporación de La Cosoteca (caja de cosas) como una propuesta innovadora de jugar sin juguetes convencionales (industriales), con gran cantidad y variedad de materiales desestructurados y objetos seleccionados y organizados en cajas, canastos o bolsas. Antes de incorporar la Cosoteca al Juego Trabajo, es conveniente que al principio los niños y niñas realicen un juego exploratorio con el fin de conocer el material y experimentar sus posibilidades de juego, y luego, puedan combinar esos materiales u objetos siendo cada vez más creativos en el uso lúdico que puedan darles durante el Juego Trabajo. A modo de cierre (…y ¿por qué no, de apertura?) Es probable que muchos docentes se hayan replanteado la realización del Juego Trabajo pensando en los chicos y chicas que día a día juegan en la sala, como así también en cada una de nuestras intervenciones. En mi caso… ya no estoy en la sala, pero reconozco que ésta ha sido para mí y mis compañeras de ruta una problemática recurrente y muy pocas veces abordada al interior de las instituciones. Estoy convencida de la necesidad urgente de provocar transformaciones significativas en las prácticas de enseñanza con el propósito de enriquecer las experiencias de aprendizaje de los niños y niñas. Decimos que no podemos seguir enseñando de la misma manera que lo han hecho nuestros precursores, ni aún como lo hemos estado haciendo hasta no hace muchos años atrás, que es necesario cambiar… claro que, para transformar algo tenemos que estar dispuestos a que ese algo sea transformado, pero, transformado ¿para qué y por qué?... La tarea de transformación no es solo de uno, transformar nuestras prácticas es un asunto común que nos involucra, que requiere de la construcción de espacios con el otro para el diálogo, el cuestionamiento y la reflexión colectiva. Creo que hoy, la mayoría de los docentes coincidimos en la necesidad de reconocer a la reflexión como uno de los pilares fundamentales de la práctica cotidiana… pero, pregunto y me pregunto: ¿qué sentido le damos a la reflexión?... ¿cuál es el lugar de la reflexión colectiva en la enseñanza para re-significar 47