Travesías didácticas Abril 2019 - Page 41

o la presentación de los materiales como momento inicial sea dinámica y variada, para que los niños y niñas puedan identificarlos y reconocer sus posibilidades de uso lúdico- creativo, siendo quienes distribuyan y elijan el material y objetos de acuerdo a sus propuestas, favoreciendo el desarrollo de la autonomía y la interacción con pares y objetos. En este momento, el/la docente interviene sugiriendo, orientando, incentivando el uso de los materiales en función de los proyectos de juego que el grupo vaya planificando. La presentación no necesitará de ningún recurso externo tipo “caja-bolsa sorpresera” o cualquier motivación infantilizada, sino que bastará crear el clima apropiado y acompañar con la palabra y la emoción que despierta la propuesta de jugar, haciendo interesante este momento para los niños y niñas. o los materiales que se ofrezcan tiendan a invitar a la acción, convirtiéndose en herramientas para la propia construcción del juego. Tienen que servir para tender redes entre los niños y niñas que participen de la propuesta, que les permitan proyectar y concretar sus ideas; además de ser significativos para crear situaciones de aprendizaje, ya que los mismos serán seleccionados en función de los contenidos de la Unidad Didáctica, Proyecto o Secuencia Didáctica. Estarán a disposición de los jugadores a fin de que puedan encontrarlos fácilmente y de manera autónoma con respecto al docente, como así también, poderlos guardar y ordenar una vez finalizado el juego o cuando ya no los necesiten para su proyecto de juego. o la elección por parte de los niños y niñas no se limite al “sector” donde ir a jugar, siendo importante el ayudarlos a elegir a sus compañeros para hacer el juego en comunidad, con otros, y de manera independiente del docente. He aquí uno de sus rasgos principales, la grupalidad entre pares. Aprender a estar y hacer en grupo a partir de las propias decisiones que tomen los niños y niñas, es todo un desafío para sus protagonistas y una responsabilidad para el/la docente quien tendrá que estar atento sosteniendo la situación con la mirada y la palabra amorosa que de tranquilidad y seguridad en la elección. o los sectores no deben limitar al escenario lúdico, el que será construido por los niños y niñas según sus propios proyectos de juego. Los sectores tendrán la característica de ser abiertos, dando la posibilidad de trasladar elementos a otros sectores, como también permitir que sean los mismos jugadores quienes se desplacen ampliando sus escenarios de juego. Es preciso que el/la docente preste especial atención a ello para poder intervenir de modo que pueda enriquecer el juego, orientando o sugiriendo si es necesario, actuando como sostenedor/ra de las propuestas de los niños y niñas. o el tiempo de juego debe ser el de los niños y niñas que juegan, entendiendo que 39