Travesías didácticas Abril 2019 - Page 34

La vieja discusión de… Margarita Penadés pueden incorporar juguetes que orientan las construcciones, como autitos, aviones, muñecos, y materiales como envases, tubos, cartones. Los niños y niñas planifican lo que desean hacer con esos materiales, y se concentran en el proceso de sus construcciones. Estos juegos favorecen las habilidades matemáticas y las relaciones espaciales; también pueden trabajarse aspectos vinculados a la gravedad, el equilibrio, la estabilidad, balance. Sabemos de la necesidad de la presencia y variedad de objetos, materiales e instrumentos que ayuden a complejizar las construcciones que realizan los niños y niñas cuando juegan, puesto que la selección y combinación de esos objetos-materiales e instrumentos dará origen al juego. • Sector de juegos tranquilos o de mesa: (comúnmente denominados “de ingenio” o “de pensar” 3 ) implica el desarrollo de juegos presentados para aprender aspectos que implican la resolución de problemas de espacio, tiempo, número, recorridos con reglas fijas. En este sector es posible encontrar juegos de mesa con reglas convencionales como cartas, dados, tableros de recorridos, dominó, loterías, otros; juegos de construcción de tamaño pequeño como dakis, ladrillos, juegos de encastre; y materiales de agrupamiento, reconstrucción y asociación lógica como rompecabezas, plantados, enhebrados. Es importante que el/la docente ofrezca variados juegos y de manera secuenciada, y que los niños y niñas conozcan las reglas para poder jugarlos solos, en parejas o en pequeños grupos. El/la docente puede jugar con los niños y niñas, les recuerda las reglas y las modifica en caso de que sea necesario. • Sector de biblioteca: (comúnmente denominado “de los libritos” 4 ) implica un espacio propicio para el disfrute de un momento literario. Es un espacio con libros, revistas, álbumes de fotografía, imágenes. El material seleccionado por el/la docente está al alcance de los niños y niñas invitándolos a que lo exploren y lean libremente. El/la docente puede leerles un cuento e iniciar luego un juego con títeres a modo de enriquecer la experiencia literaria. Tradicionalmente, este sector fue denominado “Rincón/Sector de Madurez Intelectual” o “de Madurez Intelectual y Motriz” puesto que en él los/as niños/as ejercitaban conocimientos relacionados a las “nociones intelectuales” y también realizaban ejercicios para desarrollar la motricidad fina. La denominación de “Sector de Juegos Tranquilos” no parece acertada, ya que en ella se visualiza un juego estático con jugadores quietos-tranquilos (¿?) …tal vez esté visto como un deseo de la maestra más que como una acción real de los mismos niños y niñas que juegan. Asimismo, hay desacuerdo en denominar a este sector como “de pensar” ya que no es el único ni el principal sector donde los/as niños/as piensan mientras juegan, pues el pensamiento no es algo separado de la acción ni propio de un determinado juego. De la misma manera, que, si por “ingenio” se entiende a la capacidad creativa de resolución de problemas, creo en todos los sectores los/as niños/as se encuentran con situaciones en las que deben resolver de manera creativa e ingeniosa para seguir jugando. 4 Se considera importante incorporar el concepto de Biblioteca como espacio que ofrece diversas propuestas relacionadas a la expresión literaria, y que no se reduce a la sola oferta de “mirar libros”. 3 32