TALENTO SEP-OCT 2017 talentoSEP2017 - Page 15

especial entre ambos, lo cual constituye un beneficio adicional. Sin embargo, es preciso que la conclusión de la relación de mentor- ing sea clara y contundente, es decir, que no genere ningún tipo de dependencia posterior por alguno de ellos. En cualquier caso, la estructura de esta sesión habrá sido establecida en el Contrato de mentoring, como el resto de las sesiones. Esta previsión es todavía más útil en el caso de que la relación no funcione adecuada- mente, ya que permite realizar la conclusión anticipada de la misma de una forma no traumática. Existe una variada casuística por la que una relación puede no funcionar. La causa más frecuente es la insuficiencia por parte del men- tor de su Disponibilidad y/o Disposición. De nuevo otra alarma de un diseño de substrato inadecuado. Cuando una relación no funciona con efec- tividad la mejor solución es concluirla de forma amigable, no traumática, e iniciar una nueva. Resumen Según la IMS el mentoring formal es una relación y un proceso. El proceso lo conforman 4 fases (4Es): Exploración, Elección, Entrenamiento y Evaluación (y Conclusión). Las fases del proceso incluyen una serie de actividades que constituyen el substrato, que sostiene y alimenta al elemento nuclear del mentoring. La ausencia de alguna de esas actividades, o su presencia sin los niveles de calidad adecuados, impacta directamente en la efec- tividad del elemento nuclear: la relación de mentoring. La relación –su contenido y su forma- sigue tres pasos: Establecimiento, Desarrollo y Conclusión. En el paso Establecimiento el propósito de ambos será establecer una relación efectiva. Los cinco principales pilares de la misma son: confianza, confidencialidad, compromiso, respeto y transparencia. El mentee presenta su objetivo y ambos se aseguran que sea SMART y acuerdan los KPIs que servirán para medir el progreso y logro. En el paso Desarrollo el mentor facilita y 15