TALENTO ENE-FEB 2019 talentoENE2019 - Page 16

mala genética” o, lo que es peor, concluyamos que “nunca conseguiré ponerme en forma” o cualquier otro juicio que me cierre posibilida- des de logro. Ahora bien, otro tipo de cambio quizás más importante que el remediativo, dado lo om- nipresente del mismo, es aquél orientado a hacer cosas con el fin de mantenerlas: hace- mos ejercicio para mantener la forma física, llamamos o quedamos con nuestros amigos para mantener las relaciones, llevamos el co- che a revisión para mantener la salud del motor, dormimos para mantener nuestros ni- veles de energía, y un largo etcétera. La mayor parte del tiempo estamos haciendo muchas cosas para que todo siga igual. Probable- mente, cuando mejor notamos este tipo de cambios que normalmente pasan desapercibi- dos es cuando no conseguimos mantenerlos adecuadamente: el coche se estropea, mis relaciones se rompen, o mi salud me pasa factura con alguna dolencia. En definitiva, cuando acontece cualquier tipo de resultado no deseado. En esos momentos, una pregunta interesan- te que es útil plantearse es: “…¿Cómo hace- mos para mantener las cosas en el tiempo?...” Pero también “…¿Qué hemos hecho o hemos dejado de hacer para no mantenerlas adecua- damente?...” Una vez más, mantener las cosas tiene que ver con “hacer”, no con “ser” o “te- ner”. Seguramente, si analizamos la pregunta en detalle, a cualquiera de nosotros nos cues- te dar una respuesta amplia y descriptiva de cómo hacemos lo que hacemos. Es algo que sencillamente “nos pasa”. Si volvemos al ejemplo del peso o a cualquier otro similar, en algún momento habremos activado nuestra motivación para iniciar una dieta, hacer ejercicio, aprender un idioma o lo que sea que nos hayamos propuesto. Exis- 17