Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 76

Cap. 2. La ciudad establecida– la ciudad creada L os lugares de la música en Medellín no son tan arbitrarios como uno podría pensar. Cada comuna y barrio ha tenido su espacialidad y sus lugares específicos en los que ha emergido el ruido en Medellín. Pero estos lugares fueron un proceso de consolidación, la ciudad no siempre tuvo sus lugares tan establecidos. En los ochenta, el Metal y el Punk tuvieron unos lugares de emergencia; en específico, las zonas nororiental y noroccidental fueron las que ma yor concentración tuvieron de estos sonidos. Los lugares eran las casas, los garajes y las terrazas de algunas de ellas; allí se concentraban los ensayos y los embrionarios conciertos. Pero no era un fenómeno estático: había cierta circulación motivada por el intercambio musical. En una época en la que no había formato digital, menos internet, la rutina de movilidad consistía en visitar amigos o conocidos con algo “valioso” (en tanto escaso) para intercambiar. Un casete, un vinilo y luego un cd eran el motivo perfecto para visitar uno u otro lugar. Esto movía la música: se conseguían nuevos sonidos, se pasaban otros, y esto iba creando una suerte de vanguardia musical que dependía más de qué tanta movilidad se daba entre parches que del dinero disponible para adquirir música. En esta movilidad algunos lugares se volvían preferidos, espacios encantados por rituales invisibles y que ganaban su materialidad por unos horarios. El Hip–Hop tuvo unas movilidades similares al principio de los noventa. También desde el intercambio musical, la búsqueda de lo escaso, pero 76