Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 54

Zatélite ‘Zatélite’ no es estereotipo: “No soy el negrito sabroso que siempre tiene que cantar Tropical, con sabor o Reggae por tener dreadlocks”. Su historia tiene más aristas y está cercana a los parches underground de la ciudad. Su mamá le enseñaba los casetes de Rock ochenteros, ‘Black Sabbath’ y ‘Led Zeppelin’, y por ella tuvo su primera asistencia a un concierto en vivo de Reggae a los doce años. Grabando casetes de bandas que le pasaban, intercambiando música e intentando tocar la guitarra, recorrió la ciudad musical en la que conoció a una recién formada ‘Electrolíquido’, banda pionera del Funk en la ciudad. Esto era final de los noventa y ‘Zatélite’, que para ese momento era conocido como ‘Blaster’, empezaría una carrera vertiginosa como Mc de esta banda. ‘Electrolíquido’ fue una banda que en menos de tres o cuatro años pasó del Bar Berlín en la calle 10 en Medellín a tres años consecutivos tocando en Rock al Parque en Bogotá. Fue la unión de coyunturas escasas: momento, personajes y escena. De esta velocidad, de este surgir en una escena que no contaba con estos géneros, resultó un rápido descenso de la banda. Firmas con disqueras que no funcionaron, menos conciertos y cambio de roles y personas en la banda hicieron que ‘Zatélite’ empezara a cambiar su rumbo. En el 2007, ‘Electrolíquido’ le abría a Cerati. Era un toque soñado, pero allí fue donde él empezó a pensar en su propio proyecto musical. No era fácil tomar decisiones o hacer propuestas en un grupo de diez. Él quería hacer más música, explorar más y no quería esperar a que el ritmo lento de una agrupación apoyara sus propuestas. 54 Así llegó una época de madrugar a un estudio de grabación que le prestaban. Conocer programas, equipos y buscar sonidos que empezaran a formar su nuevo proyecto. Su primer trabajo fue algo de Drum & Bass, algo sin pretensiones, pero que aun así quería sonarlo, ponerlo a circular y, lo más importante, tocarlo en vivo. Tocar en vivo es la experiencia máxima, es la posibilidad de mostrar a gran volumen todo aquello que se piensa en la intimidad: “La tarima es un vicio”. Con esta idea envió su propuesta a la Fiesta de la Música, evento que da bastantes oportunidades anuales a grupos que no tienen tanto recorrido. Llegó la Fiesta de la Música y ‘Zatélite’ tocó en el Jardín Botánico, lugar donde dejó ‘Electrolíquido’. Era el retorno de su voz como Mc, pero esta vez venía con su mezcla de Drum & Bass, Hip-Hop y empezaba a dibujar algunos sonidos latinos que lo acompañan hasta el presente.