Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 485

época no era tan comercial o publicitado como lo es hoy. Luego con la onda del Techno y el Minimal, empezó a explorar estos sonidos, quizás con un Techno más melódico y algo de House. Pero ‘Mynol’ no ha creído mucho en esto de los géneros, en especial en la Electrónica, que tiene tantas subdivisiones: “Los géneros existen para dividir la música, pero cuando uno hace música debe alejarse de estas consideraciones porque eso lo encierra a uno, es como ponerle una caja a la creatividad y decirle que debe caber ahí, moldearla. A mí me gusta hacer las cosas sin pensar qué estoy haciendo, sin tratar de academizar o formalizar mucho, obviamente metiéndole teoría”. Es que su proceso de composición se da lejos de todos estos lugares de enunciación de los géneros. A pesar de que lleva una vida ocupada en cosas totalmente diferentes a la música, saca tiempo para irse fuera de la ciudad a componer. Allí, sin que lo molesten por el ruido, empieza a jugar con kick (o golpe de batería) básico que va marcando el tiempo de la canción, luego con diferentes sintetizadores va buscando la armonía de la canción. Puede pasar quince días en una canción, de tajo desecharla toda y volver a empezar. Su trabajo como Dj ha sido poco, pero reconoce que es un trabajo importante y que ayuda mucho a los productores, por cuanto les da experiencia musical y manejo de sensaciones del público. Sin embargo, no ha estado casi en esto porque no ha sido de los que van a tocar puertas de bares o discotecas buscando toques, ni cree que estas convocatorias en la ciudad sean con criterios objetivos, sino que se mueven más en unos círculos cerrados. A pesar de esto, ha trabajado con colectivos como E-Concepts, pero más desde las livesessions y como productor en diferentes conciertos. Con el tiempo, ‘Mynol’ se dedicó más a componer que a tocar en la escena. Lo que le ha interesado es buscar nuevos sonidos, explorar bastante la música. En esto, juega un papel importante escuchar mucha música, desde la clásica que lo acompaña desde pequeño, hasta los boleros o baladas que encuentra en la familia. También son importantes los equipos, programas y plug-ins. A pesar de no creer del todo que la piratería es mala -porque permite que muchas personas “excluidas” puedan acceder a herramientas creativas-, s