Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 473

maquillados y con vestuario, lograban sumar algunos actores amigos en escena. La escenografía se trataba de una simbología de lo trágico, oscura, con la que perseguían un estremecimiento. En una ocasión colgaron de horcas muñecos de tamaño real, y en otra hicieron como una especie de trincheras con bolsas. Posiblemente el concierto más grande fue en el Iván de Bedout, junto a ‘Bajo Tierra’ y ‘Aterciopelados’. En ese concierto usarían en el escenario esqueletos de colchones con los resortes al aire donde colgaban cabezas de muñecas. Cuando grabaron el primer disco producido por Jorge Giraldo ya tenían casi todas las canciones compuestas y montadas para un segundo trabajo, que saldría en el 2000. Luego -con intervalos de cinco años- vendrían “Medellín PM” y “Extraños en Este País”. Su música seguía guardando todos los noventa y parte de los ochenta en letras que se volvieron canciones en la década del 2000, pero que estaban escritas desde los 16 años por uno de ellos. Las canciones de ‘Frankie Ha Muerto’ -como “Medellín PM” y “Yo Vi la Ciudad Arder”- han sido canciones urgentes, necesarias hoy para que la velocidad y la distancia histórica no dejen sin piel -o sin subjetividad- los dolores que nos atraviesan en esta ciudad. Los acordes menores le dieron siempre un tono melancólico; la voz muchas veces pausada y susurrada se enmarca en canciones que cambian de tiempo y no necesitan ser pesadas para mantener intensidad y agudeza. Su obra es intimista; se puede empezar a hablar de amor y se termina hablando de ciudad, o se comienza con una crítica social y política y se termina dando una salida en lo subjetivo -como puede ser el otro cercano, el amar aunque trágico y sin facilidad. Los recursos han sido la literatura y mucha poética, ambas atravesadas por la observación y sensación de violencia. Tramitar un malestar y crear unos fantasmas han sido urgencias y aciertos de las canciones de la banda. Se trata de los fantasmas que deja la muerte, arrebatados con el arte a la violencia. Quizá conforme la banda madura, la puesta en escena se ha ido concretando como la de unos fantasmas vueltos a la vida entre máquinas y el subsuelo urbano, unos emisarios o intermediarios frente a lo muerto. “Y ese quedar como fantasmas es ganar -en medio de esa muerte física- alguien con quien hablar todo el tiempo”. “Sacar la muerte física hacia otro contexto es una forma de contrarrestarla”. El concierto acústico con Radiónica en el 2013 muestra la vigencia de una agrupación que se defiende sin plantillas y con un nervio muy hondo. La distorsión eléctrica puede disfrazar un problema musical o resaltar lo que no tiene fortaleza artística, por eso para el grupo este ensamble acústico se ha convertido en una oportunidad para comprobar profundidades sonoras y expresivas. Fabio piensa que ‘Frankie Ha Muerto’ ha sido una entidad con personalidad propia que le ha dado el carácter cotidiano a todos sus músicos, un ser o personaje de los que todos ha