Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 457

un mánager. Este viene con la idea inicial de querer hacer una banda que hiciera parte de una industria, es decir, un proyecto musical que con el tiempo pudiera ser un oficio y un proyecto de vida. Este nuevo “integrante”, Fernando Martínez, trajo consigo cambios importantes. Ya no solo era tocar y tocar, era hacerse la pregunta por la forma de presentarse en el escenario, por los lugares en los cuales buscar apoyo. Incluso, ha sido un mánager que está en los ensayos con la idea de entender qué puede gustarle más al público de ‘Monkey Heads’. Esa es su función, hacia adentro de la banda. Hacia afuera es todavía más importante: fuera de liberar a los músicos de la gestión, para ‘Monkeys’ es la oportunidad de tener alguien que esté proyectando la banda para unos mejores escenarios y posibilidades. En últimas, les da la posibilidad de no encerrarse o quedarse en el mismo círculo, como les puede pasar a bastantes bandas. Teniendo cierto orden en la banda empezaron a moverse más en la escena. Con las eliminatorias en Manizales Grita Rock -donde no les fue tan bien como esperaban- entendieron que una banda es mucho más que tocar, había que preocuparse más por el montaje en vivo. Con esto empezaron a pensar la estética: en el fondo, teclados y batería tendrían un estilo más formal, el vocalista con sus dreadlocks marcaba la interseccionalidad y movilidad de estilos en la banda, y a los lados, las cuerdas lucían un estilo más rockero con sus trajes texanos. Se presentaron en las eliminatorias de Altavoz y mostraron una banda más consolidada, con unos movimientos y sonidos que reflejaban un acople en tarima. De la mano de la gestión del mánager también vinieron encuentros importantes como la rueda de negocios en Bogotá, que les empezó a abrir escenarios más allá de lo local. rumba, es central en la banda. No en vano su videoclip “Radio” refleja eso: son ellos desde muy temprano en la mañana, como amigos, como parche, recorriendo la ciudad, disfrutando juntos, hasta terminar en la madrugada en alguna fiesta underground de la ciudad. Es aquí donde los sonidos electrónicos de los teclados, el Techno son tan importantes dentro de la formación rockera de la banda. La música que han ido grabando y produciendo la han dejado para libre descarga. No creen que la música deba tener restricción alguna para ser escuchada. Más bien, saben que la verdadera industria musical está en las presentaciones, en los toques en vivo, es para esto que mejor se preparan y es allí donde se magnifica la experiencia musical. Es una banda que está planeando a largo plazo su historia, no se conforman con poco y siendo amigos, “amigos de farras”, se conocen bien y saben que con un proyecto bien trabajado y una combinación de sonidos escasa en la escena pueden buscar tener un proyecto que supere con creces esa primera banda de covers en un garaje de Itagüí. ‘Monkey Heads’ ve la escena local limitada para lo que quieren hacer. Primero, han visto que la escena de bares, aunque importante al inicio, todavía no juega justo con las bandas toda vez que en general no hay pago y las bandas tienen que encargarse de muchas cosas extramusicales. Luego, está el tema del sonido que quieren hacer. Su Electro-Garage Rock, como suelen llamarlo, no tiene la acogida que esperan en lo local. Además, tener mánager, componer muchas de sus canciones en inglés y querer vivir de la música, los lleva a un momento en el que deben trabajar bastante en cada producción, buscar los apoyos necesarios e ir consolidando un sonido propio. En esto han explorado bastante. Por un lado, están apuntalando una banda que tenga canciones principalmente en inglés, pero también algunas en español para llegar a muchos públicos, y, por otro, están tratando de encontrar un sonido que, más allá de si es Rock o no, sea un sonido de fiesta, de estruendosos escenarios en los que se lleva todo al límite. Es que para ellos la identidad de la fiesta, de la 457