Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 434

‘K-libre 13’ empieza su trabajo con unas letras, si se quiere, pesadas, que hablaban de la violencia en la 13, la Operación Orión y todas estas “cotidianidades” que han marcado por bastante tiempo la producción artística de esta comuna. No obstante, sus letras empiezan a mostrar un cambio radical puesto que vieron la necesidad de contar otras historias de la 13, se necesitaba dar voz a otras personas que también habitaban el barrio y la comuna y que si no fuera por el Hip-Hop nunca estarían visibles. De este modo, ‘K-libre 13’ empieza a hacer mezclas con Salsa, Cumbia y toda suerte de sonidos caribeños, buscando darle otro color a la música local, que por bastante tiempo había estado marcado por los beats pesados y las letras alrededor de la violencia. La reflexión de ellos parte de la idea de que no todas las soluciones para la multiplicidad de problemas que se encuentran en esta comuna se van a encontrar en la militarización, que ha demostrado ser un total fracaso, sino que se debe empezar a fortalecer el arte, lo cual va más allá de un escenario, una canción o un concierto. Será entonces en el trabajo constante de mostrar y narrar (desde múltiples fuentes) el día a día de barrios estigmatizados como violentos, para así dar cuenta de vidas, ritmos, letras y cotidianidades que nada tienen que ver con la violencia. Para ‘K-libre 13’ la responsabilidad de los hoppers no es solo de letras, es también de actitudes frente a la vida, de cómo los pelados del barrio los ven a ellos y qué estilos de vida están predominando en la calle, es decir, ser los referentes para los jóvenes que todo el día están viendo lo que hacen sus mayores. Inclusive, a los mismos integrantes de los combos les gusta la música que ellos hacen. Han buscado consolidar un proyecto que supere lo musical y que se abra como centro de referencia en el barrio El Salado de la comuna 13, para lograr desde allí ir creando redes de arte para muchas experiencias que a diario circulan por el sector. De esta suerte, han buscado contactos y trabajos con varias agrupaciones locales y nacionales, además de contactos en el extranjero que les han ayudado en la realización de videos y difusión de la música. El futuro de ‘K-Libre 13’ está en encontrar nuevas mezclas para el grupo, en las que haya un balance entre la realidad de los barrios, su crudeza, pero también en expresar la alegría del Pacífico, de los parches y de los ritmos tropicales que, fuera de ser algo con lo cual ya se sienten cómodos, es una música que ha tenido bastante acogida en la industria nacional e internacional de los últimos años. Foto: K-libre 13 434