Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 430

Este inicio como banda de Folk no daría los resultados esperados, pero no porque la banda musicalmente no funcionara. De hecho, les iba bien y empezaban a tener un nombre desde esta apuesta, el problema, entonces, estaba al interior de la banda. Para ellos era fácil mantener una formación tradicional de Rock (y Metal): guitarras, bajo, batería y voces, pero el Folk requería instrumentos (como el violín, la gaita escocesa y la flauta) para los que no eran fácil encontrar quién los interpretara en la ciudad, y más para un proyecto de Metal. En últimas, la mayoría de estos instrumentistas se mueven en círculos académicos. Esta primera banda de Folk estaría del 2002 al 2005. De aquí, la banda continuaría una época de inestabilidad con algunas formaciones cambiantes, un toque importante en el Metal Medallo (2008) y dos demos grabados. Continuando con el mensaje y la música que querían hacer, consolidaron de nuevo la banda en el 2011, pero esta vez llevando su sonido más cercano al Black Metal Pagano. De este subgénero recogían un mensaje que para ellos ha sido importante hasta ahora: el problema de las religiones como instituciones opresoras; lo anterior lo han mezclado con experiencias personales. Como muchas bandas de Metal, sus letras son en inglés, y buscan con ello una estética europea que ha tenido una tradición en este idioma a pesar de provenir de diferentes países. En últimas, el nuevo ‘Futhark’ solo prescindía de unos sonidos, pero el estilo de guerreros paganos, ropas rasgadas y letras oscuras se conservó con el cambio que tuvo la banda. Es que para ellos la puesta en escena ha sido de suma importancia en lo que quieren mostrar. No sólo se trata de música, buscan interpretar un rol. En tarima quieren crear la atmósfera de guerreros que vuelven de una batalla; en vez de armas tienen terciados sus instrumentos. Entre canciones leen algunos textos que ellos escriben, los cuales, sin ser directos, intentan crear un entorno para cada canción. Para ellos, las canciones tienen unos hilos conductores que se van conectando entre sonidos y letras. Con su propuesta de Black Metal encontraron también buena acogida. En la escena local tuvieron conciertos importantes y empezaron a moverse en el ámbito internacional. ‘Futhark’ ha visto aquí en otros ámbitos un escenario importante para las bandas. No es suficiente la escena local, y para una banda que tiene un género y lenguaje con proyección mundial, es fácil encontrar oportunidades en el exterior. La tarea aquí es escribir correos a múltiples redes en el mundo. En los ochenta y noventa, las bandas hacían lo mismo con el Apartado Aéreo, hoy es mucho más fácil con redes. En Metal Medallo del 2013 vieron la banda con un sonido estable y una formación armónica. Allí, con una apuesta en escena bastante ambiciosa y un 430 recuento musical por su historia, dieron su mejor concierto en mucho tiempo. Para ellos esto fue un logro, habían pasado cinco años con ocho canciones porque una formación inestable no permitía las nuevas composiciones, cada integrante nuevo requería acoplar canciones y trabajarlas desde la diferencia de cada integrante. Ya con el proyecto consolidado, van varios discos, compilados internacionales y más de veinte canciones compuestas. ‘Futhark’ es una muestra de que Medellín, a pesar de cargar con unas líneas de Metal, ha abierto las tarimas a otros subgéneros de este y cada vez es más fácil ver la apertura de públicos a escuchar diferentes formas musicales. Al final, est