Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 426

meses, luego cada mes, hasta llegar a una etapa en la que se dan presentaciones semanales. El retorno plantea una conexión con el territorio y, con este, organizaciones de base, procesos de financiación sociales y organizaciones culturales de la ciudad en las que aparecen primero la Red Juvenil de la comuna 8 y luego la fundación Mi Sangre. “Nunca hubo un pensamiento de ganar tales cosas. Siempre lo hice más por ayudar, más que por ganar”. El amor por la música y por “ese alimento que son los aplausos” se une acá con la satisfacción de que niños o adolescentes se “enfoquen en otra cosa”, asuntos lejos de la violencia y la autodestrucción de las adicciones. Aquí lo social busca relacionarse con lo comercial, más que con el underground (filosofía clandestina o desautorizada) que otros grupos tratan de relacionar con sus militancias. Están interesados en que su Rap lo escuchen raperos y no raperos, por eso quieren ser muy claros, que el mensaje se pueda entender, y en eso buscan también la caracterización del grupo. La fórmula para ser comercial y tener una mirada social son las letras, explican. ‘AK47’ le canta “a la violencia, a la no-violencia”. “Y no es tanto uno decir ‘no hay que ser violentos, no hay que ser tal cosa’. Sino que por medio de vivencias y de una misma historia que la gente piense que estamos mal, estamos mal en lo que estamos haciendo”. Hay una apuesta por no juzgar y sólo describir. Entonces, primero la letra siempre, y de ahí se organizan los tiempos del estudio de grabación. Empiezan a mostrar la canción a capela, sin nada, así como la tienen y el productor comienza a buscarle el ritmo, a estructurar toda la pista, y de ahí el grupo le va dando las ideas de corrección, de ajuste a su estilo, a lo que quieren. Luego, cuando les dan la pista empiezan a ensayarla para quitarle cosas y agregarle, y hacer entonces la grabación de la canción. El escenario parece ser una prioridad, pero han tenido unas ideas que superan las presentaciones y redundan en lo netamente musical. Técnicamente es una agrupación, como la mayoría en el Hip-Hop, que se crea 426 con empíricos y que, más aún, no tuvo ningún guía. En la fase correspondiente al 2013 han contado ya con un profesor gracias a alianzas con fundaciones culturales. Esta alianza le da paso a la idea de evolucionar a “que todo les quede en vivo”, renunciar a la pista y ser un grupo de Rap con batería, guitarra eléctrica, bajo y además violines. Ya hicieron un ensayo en La gran batalla, pero todavía sin renunciar a la pista, y están contentos con el ensamble de violines. La estrategia es con una banda de Rock que se llama ‘Musinova’, que aunque van a seguir con su propio trabajo, parecen dispuestos a un ensamble de larga duración. Llegan a esta idea después de cincuenta canciones grabadas (al 2013) que los han llevado a Urabá, Rionegro, Bogotá, Caldas, Donmatías y a un concierto en Medellín ante ocho mil personas. Si se les pide que nos hablen ión en la cena anual de Mi Sangre, puntualmente el instante en que Juanes (el reconocido cantante colombiano) se sube al escenario a felicitarlos. El camino de ‘AK47’ se puede analizar en dos momentos: primero, la rabia y la indignación de un adolescente desplazado de Puerto Berrío que encuentra un refugio y un canal de expresión en la música, y luego, el reconocimiento, el miedo de cantar en un escenario, esa vinculación tan vital a una audiencia. Sigue siendo inolvidable la primera presentación, la que le