Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 422

de ahí mandar a masterizar a Sterling Studios en Nueva York. A la par, movieron redes para conseguir patrocinios de guitarras, baterías, bajos, etc. Con esto muestran que hay muchas posibilidades en el mercado exterior, el único requisito es tener una marca organizada y un trabajo que se pueda mostrar. Una vez terminado el trabajo de producción, sacaron su primer disco con un sonido característico definido. El resultado fue un EP físico con cuatro canciones de bastante calidad. En este trabajo el Rock es protagonista, a pesar de que hay algunas canciones cercanas al Metal. Además, la voz femenina armónica nutre bastante la calidad del trabajo. “Tener la grabación abre puertas a cosas grandes, a eventos más grandes que dan un mayor reconocimiento que el que se logra tocando en la escena…” Sobre esto, que podría verse como un problema, prefieren llegar al público con un trabajo listo, con unas ideas bien trabajadas, antes que improvisar un sonido en una escena que puede abandonar rápido una banda que no tiene claro su rumbo o sonido. Sin embargo, la calidad del trabajo que produjeron, con pistas, efectos y métricas perfectas, les exigía un nivel para conciertos muy alto, por lo que pasó casi un año para que salieran al primer concierto de promoción de este EP. Alcanzar este nivel implicó ensayar como grupo una vez por semana, así como ensayos técnicos individuales casi diarios. Los resultados fueron lo que esperaban: muchas de las personas que los vieron en vivo ya sabían qué banda era y conocían algunas de sus canciones. Además, teniendo la prioridad puesta sobre la producción física, pudieron enviar su música a varios lugares. ‘S.T.E.’ es una banda que, fuera de haber encontrado un sonido y haberlo plasmado con la mejor calidad, logró crear un acople como banda que ya les da tranquilidad a la hora de tocar. Esto lo entienden ellos como el resultado de amigos que no tienen miedo a decirse la forma como se ven en el grupo y el resultado del acople es que una canción en un concierto será un sonido que resalta por un conjunto de sonidos y no porque uno u otro integrante hace largos solos musicales. Esto, en últimas, es lo que se entiende como la marca o el sonido de una agrupación. Esta banda nos muestra cómo se puede volver profesional un proyecto musical en poco tiempo, toda vez que enfrentados a una escena bastante competitiva encontraron que se puede crear y ejecutar una idea musical sin distraerse en otras cosas, y, de entrada, cautivar a públicos más amplios que los del toque de bar o festivales. En últimas, la construcción de una marca musical en una escena llena de recursos de muchos tipos dependerá en gran parte de la capacidad de impresionar y cautivar con el montaje de un nombre y un sonido que no dé lugar a dudas o futuras “correcciones”. El trabajo producido entonces se vuelve la mejor tarjeta de presentación para salir a sustentar en vivo todo lo que se ha ensayado y pensado una experiencia musical. Foto: Karl D W6