Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 421

Foto: Karl Desing S. T. E. Seis veces ocho, Six Times Eight, S. T. E., es el origen del nombre de esta banda. “Seis veces ocho” es un juego de palabras con las métricas del Rock Progresivo, que era lo que buscaban hacer en la primera etapa de la agrupación. Para ellos, es simplemente una banda de Rock y prefieren dejar esta categoría abierta. A pesar de que como grupo llevan relativamente poco tiempo, sus integrantes tienen algún tiempo en la escena del Metal. En suma, el surgimiento de ‘S.T.E.’ se da como la convergencia de experiencias, sonidos y técnicas que llevaban bastante tiempo rodando por varias bandas de la ciudad: ‘Daycore’, ‘Edenia’, ‘Adivarius’, ‘Remembrance of Pain’, ‘Angkorthom’, ‘Terra sur’, entre otras. Con el grupo formado empezaron a construir las canciones que venían dándoles vueltas en la cabeza durante bastante tiempo. La composición en ‘S.T.E.’ está más enfocada en lo musical. Sus canciones nacen de melodías, composiciones y aportes juntos, para al final buscar una letra que se acomode a estos ritmos. No se trata de que las letras digan cualquier cosa, sino que es la música la que busca las palabras más apropiadas para una canción. En suma, las letras de sus canciones son bastante libres y no tienen unos límites temáticos definidos. Su inicio como banda tuvo una diferencia fundamental con la mayoría de las de la escena. Dado que tenían una experiencia acumulada, un quehacer que los situaba ya en un espacio musical, empezaron por dedicarse a capturar y grabar las canciones de su primer EP: “Espirales”. Aquí no hubo un trabajo de difusión, de sonar algunas canciones en vivo, de mover en redes sociales, sino que de entrada, y tiempo completo, se dedicaron a grabar y producir exclusivamente. Ellos ya habían vivido la otra experiencia: empezar una banda, darse a conocer en parches pequeños, ir creando un nombre y luego grabar. Pero con ‘S.T.E.’ sentían que ya tenían la certeza de un proyecto que para ellos no necesitaba ser tanteado en escenarios, sino, por el contrario, debía ser grabado y producido con la mejor calidad y tecnología posible. De este modo, ‘S.T.E.’ pasó poco más de un año encerrado grabando su trabajo, con bastantes ensayos y trabajo técnico. Esto implicó una larga preproducción para luego pasar a grabaciones y 421