Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 366

espectadores por el concierto en Alemania y el de Rock Al Parque- fue donde recibieron un homenaje muy consciente de esa mezcla de su participación social, lo musical y aquella negación íntima de negar la inercia de una biografía. La ecuación podría tener las dos facetas que son el activismo y fabricación de canciones que se unen en eventos y campañas; los componentes, sin embargo se pueden rastrear en los oficios o énfasis diferentes de Lupa, Medina y Jr Ruiz. Siendo el primero el orden, la precisión que se refleja en la producción, pero también en el escenario; el segundo, el activismo, las relaciones y el relacionamiento de su arte con un contexto social; y el tercero, el cantante por excelencia, el artista que aparece con un talento innato como es su voz prodigiosa o la forma sin parangón de ponerla en el Rap. Mientras que las canciones le apuestan a una protesta, una reflexión intensa sobre la violencia y la sociedad -y otros persiguen sus canciones por un cantante como Jr Ruiz que consideran como el mejor del Rap local-, un integrante como Medina está convencido que ante todo el Hip-Hop debe ser acción comunitaria y escuela cultural, lo que ha mantenido quizá a ‘Sociedad FB7’ alejado de ciertos circuitos comerciales. La trayectoria del grupo se puede medir por la producción musical de “No puedo vivir” (EP) en el 2002, “En Medio de la Guerra” en el 2004 (LP), “Sigue el Drama” (EP) en el 2011 y “Hoy” en el 2013 (EP). La estrategia y una experiencia -la forma como el Hip-Hop cambió la vida de unos músicos de una ladera popularsobresalen en los recuerdos de los viajes a Panamá, Ecuador, I