Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 34

Rogs La tienda cerca de la sala de ensayo era la de don Elías. “–Pongámosle Elías. –No, así se llama el papá de alguien. –Bueno, entonces Rogelio… ¿O Rogs?”. Quizás esta historia parafraseada es más larga, pero fue en la calle donde nació esta banda. ‘Rogs’ es una banda del parche de tienda que reúne amigos. Músicos que se conocen hace rato y empiezan un nuevo proyecto musical, pero este iba a ser diferente a todo lo que habían hecho. Al principio sólo eran dos en un sótano haciendo algo parecido al Pospunk. Guitarra, batería y voces daban las armonías de esa primera banda. Convocatoria de músicos y se fue llenando la casa. Seis en total: vocalista, bajo, dos guitarras, batería y teclados. Ya era una banda bastante distinta. De entrada, uno diría que es una banda de Rock. Pero no es tan sencillo. Los seis integrantes tienen gustos bastante diferentes, además todos aportan en la creación de canciones. Efectos, pedales, megáfonos, compresores, teclados dan la variedad de sonidos. La creación en ‘Rogs’ está viva. Algunas canciones tienen algo de HardRock, otras de Pospunk, otras son experimentos en ciernes y, en últimas: “Somos una banda de Rock sin pedigrí: tomamos de todas partes”. ‘Rogs’ ha sido una banda que compone bastante. Allí, todas las semanas se están mandando acordes y sonidos que se van moviendo entre instrumentos hasta llegar a una canción. Las letras son secundarias. Pero no es porque no tengan nada para decir, sino que creen que el lugar común de la composición es declarar las cosas directas, ellos prefieren darles vueltas a las 34 realidades, a varios temas, hasta encontrar la forma de decir algo sin decirlo directamente: “Es buscar la forma de que la gente se apropie de las letras sin meterle una idea directa”. En cuanto a la música, tienen la facilidad de contar con su propio estudio, pueden pasarse horas enteras trabajando en una canción. Esto es fácil hoy, en tanto los equipos no son tan costosos y es más lo que se gasta en salas de ensayo y estudios de grabación. En últimas, lo que importará será la capacidad para manejar los instrumentos, porque con muy poco se pueden hacer buenas capturas de sonido para trabajar. Ellos capturan todas las canciones que trabajan, pero no para mostrarle a la gente o publicarlas, sino para estar escuchándose y estar mejorando el sonido. Es que para ellos no ha sido fácil lo de darse a conocer o salir a tocar. En principio, porque no quieren mostrar todo lo que hacen, quieren tomarse su tiempo dándoles vueltas a las canciones y trabajarlas. Esto no tiene que ver con alcanzar la perfección o el virtuosismo. Por el contrario, creen que una canción publicable es aquella en la que está el groove o textura de la banda, es decir, aquella en la que el sonido es uno solo: el de la banda, y no el de uno o que otro instrumento destacándose por encima de los otros. Por esto procuran que la banda suene mucho a “garaje”, algo de guitarras sucias y un balance entre sonidos, más allá de “limpiar” las canciones o eliminar la interpretación humana de los instrumentos. Luego está el problema de los instrumentos y los lugares, toda vez que siendo una banda de seis integrantes cuentan con una gran cantidad de equipos que no es fácil transportar a uno u otro lugar. Además creen que los bares o parches para tocar no valoran tanto la creación propia, y el acceso a un lugar de estos es más fácil siendo una banda de covers, y eso no quieren ser. Su primer concierto, después de varios meses ensayando, sería en el Teatro Matacandelas. No tuvieron puntos intermedios de toques pequeños, sino que salieron de entrada a un buen escenario. También recuerdan un toque en Manizales en el cual encontraron un acople y sonido a la altura de lo que habían planeado bastante tiempo. La creación ha estado por encima de todo en ‘Rogs’, por ello se han dedicado a crear canciones. Piensan que es más fácil ir sacando EP, para ir acumulando un trabajo, ya que en un proyecto independiente es más fácil ir ganándose el público de a pocos: “Uno tiene que ir conquistando primero la cuadra, luego el barrio, luego el sector, luego la ciudad. Asegurarse de tener una canción bien grabada, luego dos, luego las seis. Como fractales que uno va conquistando”. Aquí señalan una dificultad en lo que se llama “autogestión”, en cuanto ven allí que los músicos fuera de crear deben de trabajar un montón de elementos más que los sitúan como los únicos responsables de