Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 31

comprar cuando adolescente. Se consiguió un profesor y armó un grupo donde se acompañaba la voz con la guitarra para tocar covers de ‘Guns N’ Roses’. “No le voy a decir ‘no’ a ese niño que quiere salir y es muy musical”, recuerda que se dijo. Poco tiempo después de que la banda se terminara de configurar, ya estaban tocando junto a ‘Nepentes’ y ‘Tres De Corazón’. Recuerdan el público, pero sobre todo lo técnico, el sonido compacto de ‘Nepentes’, el retorno que los empujaba. “Era sentir la música como algo físico”. Esa experiencia fue una prueba de un avance, de un futuro, pero también les permitió experimentar una filosofía en la que retornar es tan importante como avanzar, ir y venir en un avance distinto que obedece más al palpitar de la vida que a los pistones del progreso. Eso explica la emoción por volver a presentarse en el Castilla Festival Rock, en el que sienten su público. Los miembros de la banda están regados por toda la ciudad y aún hablando con los que no son de allá aparece v y Pipe Laverde que les abre una red y, de ahí, los intercambios con las bandas ‘Tierra’ y ‘Automático’. ‘Automático’ era una banda hermana que le daba contextura a Castilla y la 68, creaba una escena vital, una escena no sólo para actuar sino para ser. El vocalista, El Pollo, alguien que irradiaba, que tejía, fue asesinado el 2 de mayo del 2011. A él le hacen como homenaje la canción “Espejismos”, titulada así quizá por los espejismos de una noche violenta que hace imposible la noche vital de la imaginación y del arte. “Toca ese arrebatamiento que a veces te hacen de un ser querido, que puede ser en algunos casos por violencia que todos hemos tenido que vivir en la ciudad (…)”. “Le cantamos a Castilla y a la noche”. “Castilla aparece en varias canciones… Castilla es un referente”. “Les cantamos a experiencias propias y nos valemos mucho de la literatura para eso”. Aquí aparece Helí Ramírez como literatura de Castilla, que le da paso a una característica muy especial del grupo y es su interés y logros en fusionarse con el teatro. El musical llamado Combustiones Espontáneas, con actores y dirigido por Juan Diego Alzate de Arca de Noé, donde hila una historia de canciones con un mismo personaje y va construyendo una historia discontinua. El musical pone en contacto dos ideas fuertes del grupo: dar un espectáculo y hacer uso de la literatura para encontrar canciones. “En Combustiones el tema de lo freak, de lo espontáneo, de lo que nace ahí, está presente. La puesta en escena tiene una dosis de humor muy fuerte”. Son capaces de hacer propuestas artísticas complejas y sólidas, y no olvidarse de un público. Como ellos dicen, “la gente no va a un concierto a aburrirse” y eso se materializa en algo que escasea en la escena del Rock: la comicidad. Camilo se gana la vida haciendo artículos como cronista para revistas, y en sus canciones aparecen varios autores de culto en el periodismo, novelistas y poetas como Gómez-Jattin, Orwell y Juan José Hoyos. Así, aparecen canciones como “Rebelión en la Granja” y desde Gómez- Jattin, “Isabel”. Las bases son vistas por ellos como algo que les da posibilidad de inmersión en el otro, también un acumulado es lo que les permite no repetirse y esto lo suman a ganarse un mercado con rigor de técnica musical. “Meterse en el corazón de una persona y que tararee tus temas, eso es un privilegio”, nos dicen. Y entonces la tarea se hacía muy clara: (…)” “Pulámoslo y hagámoslo audible, algo que nos suene bonito (…) pero no al punto de ser transformados por el comercio. Divirtámonos”. No hay que dejarse moldear por el mercado o la persecución de la popularidad, al punto de que no quede nada, “¿para qué?, ¿para plata? Es que tal vez el objetivo de uno en la vida no es, y mucho menos a estas alturas de la vida, (…) llenarse de plata y mucho menos con este cuento (…)”. “Qué más quisiera que con lo de uno la gente lo escuchara y le gustara, y eso de cierta manera es comercial, pero si ya se vuelve una manipulación absoluta se terminaría acabando la cuestión. Porque ninguno de nosotros piensa ‘hagámosle que es F