Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 302

Era el momento para pensar en formas de estrategias y de difusión. Un primer demo grabado que quedó en el olvido y un segundo que sí tuvo mayor difusión llamado “Espejo y Realidad” fueron el inicio de la banda como proyecto. Buscar escenarios para tocar, bandas que compartan gustos y colectivos, ha sido una tarea que han entendido desde el principio. Para ellos, es tan sencillo como buscar por redes a todos los actores que pudieran tener algo que ver con el género o les interesase la música que hacían. Así, su primer movimiento vino con los Corredores Culturales de la comuna 16 (Belén) y en espacios como el Teatro la Polilla. El proyecto que han ido construyendo no lo han visto como una banda de bar, y no por no disfrutar este lugar, de hecho tocaron en varios bares, sino por el montaje de las canciones y su apuesta que apunta más a un público que aprecia la música y su interpretación que a uno que escucha una banda de fondo, como puede ocurrir en un bar. Después de este inicio, donde ya había una marca más clara de Power Progresivo y ya habían tanteado una escena que los recibía de buena forma, deciden cambiar un poco el estilo de la banda: empiezan a componer canciones en inglés. Esto marcaría en definitiva el estilo PowerProg que querían tocar. En últimas, no era un ataque a su lengua o un desprecio por ella, tenía que ver más con la posibilidad de ser escuchado en la escena internacional de este género. Además, la estética misma de estos sonidos toman forma y sentido con las letras en inglés. De hecho, las grandes bandas del género que han nacido en países no-angloparlantes tienen todo su trabajo en ese idioma. Con esto vendría su trabajo “Theater of time”. Ya era un trabajo completo en el que consolidaban y perfeccionaban la composición como grupo. La composición para ellos ha sido un trabajo para estar juntos, para crear como amigos. No hay un orden entre música y letras, intentan trabajar todo en conjunto e ir construyendo una historia o concepto que dé forma al disco. La letra atraviesa todo en el disco, pero más que dar un mensaje o decir algo específico, es evocar sensaciones, mover imágenes mediante la música. Un disco para ellos es una “unidad de sentido estructurada”. Este disco, prensado y con buena circulación, estuvo bastante centrado en el género que les ha interesado, pero buscó jugar bastante con las velocidades y amplitudes que dan el Progresivo y el Power. En él hay canciones “oscuras” como “Carnival Curse”, canciones más rápida como “Awaking the gods” -una de las preferidas por el público- y una canción de trece minutos de Metal Progresivo, “The Curtain that will never fall”. 302 Con este trabajo llegaron a tocar en Altavoz del 2013. De este, recuerdan que disfrutaron más, por público y energía, el concierto de las eliminatorias, toda vez que el Internacional fue en la Tarima alterna (La norte). No obstante, evocan un comentario importante de uno los jurados que les decía que la banda tenía el sonido y montaje para buscar proyección internacional. También, y en aras de construir una red alrededor del género que les interesa, organizaron el primer Festival de PowerProg de la ciudad. En el teatro de la Alianza Francesa convocaron a bandas como ‘Terrasur’, ‘Edenia’, ‘Kuza Xue’ y ‘Patricio Stiglich Project’. Esto les dio un nombre en la escena. Más allá de haber tenido una asistencia moderada, empezaron a dar cuenta de un género que en la ciudad todavía ha tenido pocos representantes. ‘Indomite’ es una banda que ha tenido claro desde el principio lo que quieren lograr. En muy poco tiempo sacaron un trabajo distribuible a nivel mundial y lograron liderar junto a otras bandas unos sonidos escasos en la ciudad. Con esto tienen la posibilidad cercana de estar en toques internacionales, asistir a los grandes conciertos del país y de ir entrando gradualmente en la escena PowerProg mundial, que cuenta con espacios privilegiados y de masiva asistencia. Todo esto lo han logrado conservando esa idea de encerrarse a crear juntos, hacer la tarea a profundidad de gestionar y conectarse con músicos de muchas partes, y el trabajo de mejorar técnicamente cada día, que para ellos ha sido exponencial en muy pocos años.