Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 298

canciones. Les salía fácil componer canciones de amor y algo de las cotidianidades que surgían de ese naciente parche, pero nunca cantando a problemas sociales o de contexto como lo ha hecho el Punk regularmente. Al ser dos voces, en guitarra y bajo, y acompañamiento de la batería, tienen una música con acordes simples, pero fuerza y eco en las voces, llenando, a ratos, la relativa ausencia de instrumentos. Además, a la hora de componer ha sido fácil entre tres, todos aportan sobre una base que alguno saca y con un acople que funciona bastante bien, les es muy fácil sacar canciones. Siendo este su primer proyecto musical, han trabajado la exploración de sonidos y técnicas juntos. Fuera de algunas clases particulares, ninguno estudió música. En la casa de uno de ellos invirtieron horas y horas a trabajar en aprender música, en buscar su sonido. Como pocas bandas, contaron con la suerte de tener el apoyo de una de las familias y tener allí un espacio con instrumentos y sonido, dedicado sólo para el proyecto de ellos. A diferencia de cuando eran banda tributo que tenían conciertos frecuentes por fuera de la ciudad y varios toques asegurados, como banda con canciones propias no fue tan fácil moverse al principio. Primero, porque no buscaron mucho y hubo un encierro para mejorar técnicamente y componer el primer EP; y luego, porque entraron en un género o estilo que quizás estaba rodeado de bastantes bandas y en el cual es difícil hacerse visible. Pero esto es a la vez una fortaleza y ellos lo han entendido. Con las bandas que comparten la estética de Punk Rock Californiano y el Skate han encontrado una red para compartir y mover la música, bien sea por las redes sociales de cada uno o con intercambio de producciones físicas para venderlas en diferentes ciudades del país. En este movimiento de redes y amigos encontraron la grabación de su primer EP. Financiado todo por ellos y ayudados por amigos de otras bandas, sacaron el primer disco con cinco canciones: “Magnus”. Con disco en mano y pensando en tratar de darle cierto valor a la banda, empezaron a distribuirlo e intentaron no dejar mucho de este en redes sociales para darle más posibilidades al disco. Lo mandaron a tiendas de Bogotá, donde ya se habían hecho un nombre por su paso como banda tributo, y dejaron otro tanto para vender en los conciertos a los que han ido. Estas bandas de Punk Rock suelen moverse alrededor de símbolos y mercancías identitarias que sirven para darles ingresos adicionales. ‘Lemmings’ le apuesta a eso. Fuera de los conciertos y los cd, han ido armando la imagen de la banda alrededor del lemming, y con botones, camisas, adhesivos han buscado fortalecer 298 esta imagen, que a veces suele dar mejores resultados económicos para las bandas que los mismos discos. El Punk Rock, y en especial el que está más cercano a los skaters, tiene unas imágenes y sonoridades muy marcadas que se pueden rastrear fácilmente en la historia de la música local e internacional. Ellos han entendido esa imagen, esos símbolos, y es desde ahí desde donde quieren construir su proyecto musical, pero no porque quieran emular este entramado de imágenes, sino porque ellos vienen de ahí, son skaters, bastante jóvenes, que querían estar encima de la tarima. Para ello cuentan con una banda que tiene bastantes posibilidades en una escena que, aunque competida, abre espacios, conocen las redes de Punk Rock en la ciudad y el país, y gradualmente han ido llegando a un público que asiste a eventos y está al tanto de lo que está pasando con las bandas que disfrutan.