Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 287

con base en una idea de un libro o un cuadro es por lo menos desintoxicante. La banda empezó como un proyecto para ellos mismos y ese lujo que se dieron desde el principio no lo han perdido. La guitarra de ‘El Túnel’ encuentra referentes en Ritchie Blackmore, Jimmy Page y David Gilmour, y en la búsqueda de un homenaje a una música que se hizo cuando no habían nacido, llegaron al delta del Mississippi y un nuevo bajo. Llegar a un río por la música es también la convicción de mezclarse, de diluirse para entrar por unas aguas y salir de otras. Es el bajo en ‘El Túnel’ el puente, las minuciosas técnicas de Jazz mezclado con Salsa que dan la licencia para que sus canciones sean sobre Medellín: siempre arrojando historias y volviéndose los oídos a los cuales decirles un par de cosas con melancolía y humor Blues o desenfado y rabia Rock ‘n’ Roll. poniendo a prueba su convicción, pero finalmente sienten ese amarre que es la reconciliación con la intimidad del artista. ‘El Túnel’ es un grupo que se encontró, encontraron la música para ellos, ya no la pueden dejar: sin importar que suene bien o mal, que sea aceptada o no, los “amarró del todo”. Muy pocos pueden quedarse a vivir en el sueño de la niñez, pero ellos siguen allí. Han tenido la curiosidad suficiente. Desde buscar la ruta a la perseverancia para encontrar el descocido que les permita seguir siendo lo que son -y vivir de la música y sus cercanías- no han dejado de divertirse. Por supuesto, no todo ha sido fácil, pero el correlato a pesar de momentos como el día que les robaron el amplificador de un bajo sigue siendo el placer. El músico siente a veces su arte desvalido Foto: El Túnel 287