Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 271

Al principio fue una banda que partía del Rock ‘n’ Roll como formación instrumental, pero que buscaba sus sonidos entre el Hard Rock, Power Metal, Heavy Metal, Thrash Metal, Progresivo, entre otros. A pesar de un espectro tan grande, la idea era hacer algo melódico, dada la formación musical de su fundador. Para lo que querían tocar no era fácil encontrar vocalista, por lo que, a pesar de algunos integrantes que salieron y llegaron, la formación predominante ha sido como un powertrío en el que Juan Fernando tomó la guitarra y las voces. Después de un año de ensayos vendría el primer concierto importante para la banda. Sería en el Teatro Porfirio en el marco del Metal Medallo, en el año 2009. Fueron incluidos en la categoría de Heavy Metal, pero su propuesta era otra. Con un arreglo para un cuarteto de voces, un barítono y tres tenores, dieron un concierto en el que muchos estuvieron escépticos viendo una banda acompañada de un “coro con partituras” y otros se sorprendieron bastante por el acople que daba lo melódico de las voces con la energía del Metal de la banda. Es que la composición en ‘Instru-Mental’ ha ido más allá de los subgéneros del Metal. Todas las canciones son escritas por su fundador, letra y música, y fuera de estudiar a profundidad las posibilidades del Metal, también tienen arreglos de música clásica adaptados al Metal. En la composición no buscan tanto hacer fusiones o mezclar subgéneros y sonidos en una misma canción, sino que la exploración va más desde la posibilidad de hacer una canción con cada posibilidad, viniendo desde canciones como “Hey Nena”, con riffs más básicos y sonidos del Heavy Metal, hasta canciones como “Con Odio” que tiene acordes más complejos cercanos al Thrash Metal. Este inicio en el Metal Medallo, dejando una buena impresión entre los asistentes y la sensación de que estaban haciendo algo diferente en la escena, les trajo una serie de conciertos frecuentes y la grabación de su primer EP, “Buscando la gloria”. Después de este inicio tendrían un año de inactividad porque algunos de sus integrantes dejaron la banda. Para el fundador de la banda, este proyecto va más allá de un pasatiempo, de un lugar infrecuente, por eso es bastante exigente en la planeación, ensayos colectivos e individuales de la banda. Una banda deberá ensayar tres o más veces a la semana y cada integrante debe estar ensayando a diario su instrumento. Quizás por estas altas expectativas y por la exigencia musical que iba tomando el proyecto, la banda tuvo este alto en el camino hasta el 2011, cuando volvió a armarse. Con este regreso empezaron a moverse en bares, municipios cercanos y toques en el Caribe Colombiano. Recuerdan con bastante aprecio uno que tuvieron en la Reculá del Ovejo, un teatro dentro de las murallas de Cartagena que, a pesar del calor, fue bastante grato, dado el misticismo y energía del lugar que siglos atrás fue usado como armería. ‘In 7G'R