Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 263

En el 2011 hubo una suerte de despedida de ‘Reencarnación’, pero no fue tal, Piolín no podía seguir tocando sus conocidos riffs en guitarra por una enfermedad. Pero la misma tozudez que lo había hecho durar tanto, lo hizo continuar. Con una agrupación renovada de músicos más jóvenes producirían un nuevo trabajo: “Se puede vivir sin dios”, en el que se recuperan muchos de los sonidos ochenteros que los habían caracterizado y algo de ese ruido “sucio” del Metal Medallo. Cruzando los treinta años sin parar, ‘Reencarnación’ es la historia misma del Metal y la música alternativa en la ciudad. Su plan inicial no era un plan, era un arrojo hacia unos sonidos. Nunca han tenido presión alguna de sellos discográficos o empresarios, su única apuesta siempre ha estado en la siguiente canción. No querían vivir de la música, más bien querían vivir con ella o para ella, y esto lo han logrado. Si ‘Reencarnación’ muere mañana o tiene diez años más, ya tiene sin cuidado a su fundador, la música le ha dado mucho más de lo que pudo haber imaginado en el setenta y seis cuando a sus diez años recibió ese casete con ‘Ten Years After’ y ‘Deep Purple’. Sentarse a dibujar en su mente las figuras que recorrerán la guitarra y las letras que acompañarán los ritmos es lo único que importa. Fotos: Humberto Parrado Manrique 263