Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 246

13. Esta etapa fue de bastante movimiento para ellos, y en ella, primero, reconocieron que al ser cinco voces con estilos tan diferentes tenían un mayor público y, segundo, la calidad de la grabación hizo que hubiese sido fácil vender el cd y mandarlo a eventos y festivales a los que se presentaron. Entre estos festivales y con este cd el grupo se fue disolviendo de nuevo. No había suficiente creación y el primer demo ya había dado suficientes vueltas. Por ello, en el 2010 vuelven con un trabajo entero llamado “Hemos Vuelto”, intentado disuadir los rumores de que se habían terminado como agrupación. Sin embargo, es en este momento, mientras esperaban un canción con ‘Desorden Social’ (grupo de Bogotá), cuando ocurre la tragedia para ellos y para el Hip-Hop de la ciudad: Yhiel, uno de los Mc del grupo, es asesinado. Eso fue en marzo del 2011 y el grupo detiene todas sus actividades, incluyendo el lanzamiento de ese trabajo que ya estaba listo. Este evento marcó bastante a la agrupación. Venían de grabar un trabajo en el que se habían alejado de los temas de violencia, para darles espacios a otras historias, a otras vibraciones, pero con el inesperado asesinato de Yhiel, un día que tenían un concierto, volvieron a escribir canciones, a narrar eso que creían había desaparecido de la comuna 13. Allí aparece una nueva canción, “Hasta cuándo”, dedicada a Yhiel y a la coyuntura de raperos caídos violentamente en la comuna 13. Después de esto viene otro trabajo, pero el grupo empieza a desintegrase y quedan fijos solo el Jecco y Mara. Así montan un estudio de grabación para intentar profesionalizar lo que hacían y estar al frente de sus propias canciones. A pesar de que siguieron sacando canciones, ya no le apuestan a los trabajos enteros, sino a canción por canción, con la incursión en lo audiovisual. También han estado grabando y produciendo a otras agrupaciones en su estudio RD Records. Atrás quedó el grupo que tanto le cantó a la violencia en el barrio. Después de todo lo que vivieron, el grupo cambió bastante, ahora no sacan trabajos con muchas canciones, sino que intentan que cada uno de ellos sea de la mejor calidad posible. De aquí, han empezado a hacer otro Hip-Hop, ya buscando sonidos del Dancehall, del Reggae, de sonidos latinos y escribiendo sobre cotidianidades diferentes. Además, creen que en Medellín están las condiciones para vivir de la música. Con un estudio que trabaja en red con otros grupos y sabiendo valorar la música que hacen, creen que pueden ir haciendo carrera con unos sonidos bastante competitivos. Jecco y Mara cantan como ‘Ruta Difusa’, pero también tienen sus proyectos solos. Esto ocurre cuando un 246 grupo tiene un estilo definido en ciertas voces y hay canciones que no caben en este estilo. Por esto, Jecco tiene sus propias canciones como solista, más cercanas al Dancehall, al ModeUp y con un corte, si se quiere, romántico. Igualmente, Mara también ha venido en su trabajo como solista. Mientras que ‘Ruta Difusa’ sigue teniendo, a pesar de las variaciones en sonidos, la letra y beat de una narración que vivió en carne propia los sinsentidos de haber nacido en escenarios literalmente de guerra. ‘Ruta Difusa’ puede tener un sonido y letras que caracterizaron a toda una generación de hoppers en la ciudad. Beats con rabia y dolor de quienes no querían encerrarse. Pero ellos vivieron de frente esto, uno de sus integrantes cayó en el camino. Quizás es fácil pensar que esto pudo haber hecho que el grupo se terminara, sin embargo, con ellos no es predecible, pareciera que en cada dura temporada han encontrado razones para seguir escribiendo canciones: bien fuera aquellas directas que le apuntaban al conflicto que los interpelaba o aquellas con letras sobre otros temas que intentaban buscar oxígeno entre tanta presión. Además entendieron que no era cuestión de quedarse allí llorando la historia, sino que había que pararse de frente desde los equipos y la técnica para darle la cara a una escena difícil. Ten