Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 222

Mantra de lo que capturaban en ensayo espontáneamente. Sin muchos recursos todavía, pero con estudios de producción de alguno de los integrantes, hicieron una maqueta con algunos sonidos secuenciados que sirvió como ese primer demo para seguir avanzando. El resultado fue bastante bueno para ser casero y les permitió moverse en la escena local. Además, lograron, mediante un proyecto universitario, hacer su primer videoclip de la canción “Sed de Sangre”. Después de este inicio en toques y difusión de músicos vendría un suceso que los haría parar un tiempo, pero a la vez los fortalecería. Clasificados a un festival de Rock en Pereira, con todo listo para viajar y el tiempo ensayado, hubo un conflicto entre dos integrantes que se bajaron del viaje, haciendo que la banda quedara mal ante el festival como una de las representantes de Medellín. De ser cinco integrantes pasaron a ser tres como al principio, lo que los obligaba a hacer audiciones. Al final, entrarían tres personas más, quedando una banda mucho más compleja en sonidos. En el concierto de regreso vieron que el creciente público seguía vivo y la gente ya había tenido tiempo para aprenderse sus canciones. Nace como una quimera de colegio. Al principio tenían dos bandas en ciernes, una punkera y otra de New Metal. Fue esta última la que prosperó. Era New Metal de entrada, pero al ver que los integrantes tenían influencias tan diferentes, el proyecto fue tomando su propio rumbo. Algo de Grindcore, Hardcore, Death Metal, New Metal, Thrash Metal y Progresivo le daban la particularidad a la banda. No han sido varios gustos superpuestos, sino el sonido -o fusión- que sale de esas influencias. En últimas, su apuesta es crear el sonido de ‘Mantra’. La composición y ensayo en ‘Mantra’ es un trabajo bastante disciplinado. Es que fuera de las horas de ensayo como agrupación, también tienen lo que llaman talleres de estudio. Talleres entre cuerdas, baterías, voces, para llegar mejor preparados a la sala de ensayo. Las que más trabajan son las cuerdas. A la hora de componer también hay un trabajo colectivo. Primero se parte de una melodía que alguno trae y desde ahí se van agregando instrumentos y letras. Así, se trata de que todos logren plasmar en la base inicial lo que les inspira o la forma como se ven reflejados en esa armonía. De esa forma van construyendo entre todos la letra y la música de una canción. A pesar de hacerse así, tienen un marco en el que convergen, en particular les interesan las canciones cercanas a los problemas sociales. Pero no desean dar un mensaje directo, sino ideas que circundan un problema y desde allí capturar la escucha e interpretación del público. Un crecimiento acelerado hizo que les empezaran a pedir música, y ellos no tenían nada grabado más allá En ‘Mantra’ también se ha vuelto primordial la puesta en escena. Ven que aquí el Metal carga con muchos estereotipos, porque hay subgéneros de este que tienen ‘Mantra’ parece un reloj que funciona a la perfección. Y no es la perfección del virtuosismo o de la técnica inmaculada -aunque trabajan mucho en esto-, es la perfección de un grupo de personas trabajando sincronizadas por el mismo sueño. Desde el principio fueron organizados con la idea de banda y la primera tarea fue una base de datos de lugares donde podían tocar y los espacios e instituciones a las que debían acercarse. Esta estrategia dio resultados rápidamente, a los pocos meses de estar ensayando y componiendo salió el primer toque: teloneros de ‘Nepentes’ en el Siderock (Festival de Rock del municipio de La Estrella). Era el inicio soñado, a pesar de que sólo tenían cuatro canciones y por decisión concertada no tocaban covers. Este concierto los impulsó bastante, acto seguido, estarían tocando en Sabanetoke y fiestas de la juventud. 222 Para ellos la composición de canciones no es algo que dejan a la suerte. Lo vital en ella es que las canciones transmitan algo, esto es, una mezcla de música, letras y grabación. Es aquí donde dedican tiempo a estudiar y donde creen que la banda tiene algo de empresa, y las canciones, de productos. Es decir, es un producto que deben estar mejorando, tanto en la interpretación de instrumentos, como en el acople como grupo y en el sonido final. En este proceso desechan muchas canciones, pero también van armando bibliotecas musicales para proyectos futuros.