Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 207

de conciertos, etc. Sin embargo, la banda se terminó porque algunos de sus integrantes se salieron. A sus diecisiete años, Michel ya había tenido una amplia experiencia por la escena rockera de Medellín. Con esta desintegración de la banda, Michel entra a una época larga en la que se dedica a estudiar bastante música. Le interesaba cantar y tocar guitarra. Con el tiempo, ensayando y tocando solo, conoce a alguien con un estudio de grabación. Allí empieza a componer y grabar canciones como solista. Así, grabando y componiendo, produce su primer EP: “Metáforas del Desencanto”. Sin embargo, en este proceso los equipos de su amigo se dañan, por lo que empieza a trabajar y a ahorrar para ir consolidando su propio estudio en su casa. Ya teniendo su propio estudio casero y con algo de conocimientos sobre grabación, empieza a experimentar con instrumentos raros que iba consiguiendo (incluyendo un ukelele). Con esto vienen dos grupos experimentales, ‘Otoño Latte’ y ‘El Anclar’, dos proyectos que reunían bastantes instrumentos extraños, pero que no fueron más allá de una grabación subida a internet. Para este momento, Michel ya había empezado a explorar con sonidos electrónicos, como el proyecto ‘Lado V’, en su búsqueda por innovar y crear sonidos diferentes. En un proyecto que tenía que entregar para la universidad en el que se le pedía hacer diez piezas publicitarias, decide hacer un trabajo de Electrónica. Así nace su primera canción de Techno, con la temática de lo geek. Con esta experiencia empieza a interesarse más por esta música, a recibir clases y a producir canciones. En este momento llega una de las etapas más importantes de su carrera: ser Dj de ‘Juanita Dientes Verdes’. Allí participó en los trabajos de esta banda que incluían Electrónica y también aportó en el diseño de discos. Una vez terminada la grabación con ‘Juanita’, Michel se dedicó a consolidar su marca y trabajo como productor musical de Electrónica. Con esto llega su seudónimo de Mihovil, que quiere decir Michel en croata. En esta nueva etapa, Michel, o Mihovil, empezó a producir canciones, “Bloody Mary” fue una de ellas, y a enviarlas a diferentes disqueras que trabajan en internet. Por esa canción lo contactó una disquera en línea llamada Backroom Music, y con esta sacó dos canciones más que estaban basadas en el cine de ciencia ficción: “Conquest of space” y “The Flying Saucers”. Con este contrato con la casa disquera, Michel empezó a mandar más canciones. Como resultado, empezó a consolidar un nombre en la escena mundial y vio con sorpresa que muchas de sus canciones las estaban usando para remixes de otros artistas en otras partes del mundo. Específicamente, fue creando un nombre en el Minimal, Tech-House y Techno. A pesar de esto, en Colombia no encontró mucho apoyo, toda vez que en las plataformas locales de Electrónica había dos o tres géneros que eran los que movían las posibilidades de la escena. Por lo anterior, decide hacer su propia disquera: Tabasco Label. Con este sello montado, una página web y unas condiciones establecidas para los músicos, Tabasco ha buscado ofrecer diseño gráfico para los artistas, difusión en varias plataformas a nivel mundial y la posibilidad de hacer compilados digitales y físicos entre músicos del sello. Así, Michel busca artistas de Minimal, Techno y Tech House, estudia su música, intenta acercarse a ellos, les muestra el contrato y, una vez firmado, empieza a mover la música por diferentes redes. El valor agregado de esto está en la capacidad y contactos que tiene el sello para difundir la música. Actualmente, Michel trabaja bastante en su sello y sigue produciendo música bajo el nombre de ‘Michel Lomar’. Ha buscado tener mayor énfasis en Minimal y hacer duotracks (canciones hechas entre dos músicos) con otros músicos importantes alrededor del mundo, entre los que se encuentran algunos de Francia, Hungría, México y España. Hablando con Michel nos damos cuenta de que, a veces, no entendemos la cantidad de posibilidades que existen cuando se hace música. Su historia, aunque es joven, nos muestra que no sólo desde toques de bares y festivales locales se puede promocionar e impulsar la escena local. Por el contrario, vemos en su relato que hay una escena internacional (virtual o física) que funciona bajo otros parámetros y que abre la posibilidad de movilizar propuestas locales. Michel muestra que trabajando bastante en una idea, saliéndose un poco de las casillas que imperan en una escena y estudiando e investigando bastante sobre los diferentes escenarios, se puede mover la música a niveles mayores que la escena local. 207