Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 191

hasta dar con canciones que no existan. Después de un año de composición y otro año de producción y postproducción, el trabajo es articular lo sonoro a lo visual, a un escenario y un video que le dé el estatus a la banda. Si bien el proceso de creación empieza con la música, el público suele llegar en sentido contrario: en un concierto o en internet primero está la imagen, esta capta su atención; luego se queda si la música tiene la calidad, pero también si los representa. A pesar del sueño de vivir de la música, esta es una banda que no se apresura, una banda de cocción lenta. Su estrategia es hacer conciertos luego de buenos álbumes y de ahí llegar a las giras. La escena se conquista con trabajo intenso y madurando procesos, pero en lo más profundo está disfrutar, valorando cada música que se va obteniendo, logrando así el pasaje para un proceso largo y la construcción de un mundo aparte, un mundo que se desborda con música que los demás pueden escuchar pero que fue hecha para uno. “La música es un núcleo, todo tiene música, todo gira en torno a ella, conjunto de sonidos (…)”. ‘El Faro’ está hecho por músicos que han madurado en su oficio sin una impostura, sino probando, dudando, inclusive saliéndose para descubrir luego que la música los volvía a llamar con más fuerza. La música como un motor de vida, argumenta uno de los integrantes que le indilga a su instrumento la recuperación tras un accidente. 191