Ruido.pdf (Oct. 2014) - Page 155

La historia de ‘Tortas’, sus múltiples inicios y finales, nos muestra algo que está presente en todas las bandas: el acople y la convivencia entre músicos. Sobre esto, creen que las bandas se acaban por varias razones. Primero, falta de liderazgo; segundo, y es algo frecuente en la escena, los monólogos musicales de virtuosismo y técnica que cada integrante quiere montar estando en un conjunto, desintegran con el tiempo una banda; y, último, creer que hacer música en una banda es una simple activad de técnica y no de compartir entre amigos. La primera movida de la banda en la escena fueron toques importantes: los doscientos años de la Universidad Nacional de Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana, en el Parque de los Deseos con Sonora 8 (grupo de salsa) y en otras universidades más. Luego empezaron a tocar en bares (varias veces en Nuestro bar) y pequeños festivales. Pero los conciertos que más recuerdan son los que ellos llaman de la “familia”: la terraza de alguno de los integrantes, la sala de ensayo o alguna finca. habilidad de cifrar estos mensajes, volverlos divertidos en canciones que sean cantables para el público, fáciles de aprender. Sin darle vueltas al asunto, dicen que son letras comerciales. A pesar de esto, lo comercial no lo ven como un punto de llegada, sólo que disfrutan bastante que en un concierto o toque de bar, los “norockeros” también puedan disfrutar las canciones como ellos lo hacen. Es en este cifrar de letras donde ellos ven lo valioso de la composición, pues creen que las letras del Punk Rock han sido muy simples. Ellos, por el contrario, buscan que una letra que parezca simple se convierta en un enigma, un entramado por descubrir. Como la canción “Noche de Magia”, que el público leyó como una canción de amor hacia una mujer, pero fue escrita a la guitarra. Podría pensarse que ‘Tortas de Chócolo’ es el nombre de una banda fusión o folclor, sin embargo ellos no le han puesto atención al nombre . De hecho, salió de la nada, de alguna conversación en la que dijeron eso y así quedó, sin alguna explicación grandilocuente. Para ellos el nombre no importa, lo que importa es lo que se haga con él, darle un nuevo valor a una combinación de palabras, al punto en que se transforme el significado. Es en esta naturalidad con la que hacen música donde ‘Tortas’ ve una posibilidad de acercarse y ganarse un público. Es por esto que parte de su estrategia es mostrar también quiénes son: subir videos de cada integrante, de las conversaciones después de ensayo, de los paseos que hacen juntos y, lo más importante, siempre invitan a sus ensayos a todo el que se les cruza, a que los conozcan allí. Al escuchar varias de las canciones de ‘Tortas’ se ve una interesante evolución. Empezando con la “Nave de Milton”, canción que habla de ese parche inolvidable entre amigos que empiezan en la música, de esa primera tienda de esquina donde se encontraban, hasta llegar a canciones como “Anhelos de muerte” y “Quién juega a ser Dios”, que nos enfrentan con los matices de la guerra y la violencia, pero con algunas figuras combinadas con cierta alegría del Punk Rock. Con la historia de ‘Tortas’ vemos algo poco usual, dado que son cinco músicos que vienen de lugares creativos muy diferentes: Salsa, Rock, Punk, entre otros, y han conservado un estilo alrededor de una banda que se resiste a desaparecer. En últimas, son amigos que encontraron una “disculpa” para no separarse, para que el ritmo del trabajo y de una escogencia de vida no los alejara de lo que los unió en primera instancia. A pesar de esto, no debe subestimarse su trabajo musical. Dentro de sus integrantes, algunos son músicos profesionales, lo que hace que siempre haya una pregunta por la calidad y por no bajar el nivel en una escena que creen que todavía le falta por madurar. Foto: Karl Desing 155