Romanius - Page 3

Armas

En la Antigua Roma había diferentes tipos de armas: las de cuerpo a cuerpo y las de larga distancia. Investigamos cómo aplicaron la tecnología en ellas.

Roman News. Periodistas enviados a Roma: Sebastián y Gastón.

Los romanos conquistaron vastos territorios y se convirtieron en un Imperio gigante y poderoso con la ayuda de estas armas.

Cuerpo a cuerpo:

Escudo: se embrazaba en el brazo izquierdo y ayudaba a cubrir el cuerpo de los embates sin impedir la utilización del brazo derecho para contraatacar.

Formación tortuga: esto les permitía desplazarse sin miedo a ser alcanzados por flechas, dardos, lanzas y demás armas arrojadizas.

Gladius: al ser cortas (50 cm) y ligeras se podía lanzar un ataque con gran rapidez.

Falcata: sus dimensiones son similares al gladius, El hierro se sometía a un tratamiento de oxidación (enterrando las planchas bajo el suelo entre dos y tres años), eliminando así las partes más débiles.

Larga distancia:

Catapulta: Lanzaba piedras u objetos pesados sobre murallas y fosos. El gatillo o impulsor de este tipo de ballesta se tensaba mediante cuerdas hasta quedar sujeto con un gancho.

Escorpión: esta arma se caracterizaba por su gran precisión y poder. Consistía de un sistema de resortes de torsión lo cual le otorgaba gran poder y alta velocidad al proyectil.

Balista: era manejada por varios hombres encargados de poner los proyectiles, tensar la máquina y liberar finalmente el proyectil. En ciertas ocasiones se incorporaron ruedas al soporte de la balista para poder cambiarla de sitio sin tener que desarmarla. Fue la balista la que inspiró posteriormente a la ballesta manual.

Ballesta: Podía lanzar pernos o virotes a una distancia considerable, contra tropas y pequeñas fortificaciones.