Revista UNADiccion Noviembre - Page 21

Oaxaca vívelo hoy, mañana y siempre… Los altares se levantan generalmente sobre una mesa forrada con un mantel o una sábana blanca o bien con papel de china "picado"; en las patas frontales de la mesa, se amarran unas cañas de azúcar o carrizos, a los que se les da la forma de arco triunfal, por donde se da la bienvenida a los fieles difuntos. Tradicionalmente en todo Altar de Muertos jamás se olvida colocar la flor de muerto, el oloroso "cempasúchil" y flores de otro tipo. Otra de las ofrendas que nunca se soslayan y se sitúan en los altares para que las ánimas de los difuntos se alumbren, es la lámpara que contiene el aceite de higuerilla, las velas de cera blanca o amarilla y veladoras. Dependiendo de cada familia, se acostumbra poner las imágenes religiosas y fotografías de los finados así mismo suelen colocarse incensarios de copal o incienso, substancias que al ser quemadas, producen olores aromáticos; esta ofrenda estaba considerada como uno de los principales tributos a las divinidades. Una vez colocado el altar, nadie puede tocar absolutamente nada. Los invitados son los muertos y son ellos quienes inician el convite, en su retorno al inframundo, ya satisfechos, únicamente se llevarán el olor y la savia de los platillos, sólo después de ellos, todo podrá ser probado por los deudos. "Los Días de Muertos" representan una mezcla de tradición, culto, fiesta, magia e historia en Oaxaca. Es un espectáculo magnífico el que se vive en los panteones; como el Panteón General adornado con más de 2 mil 400 veladoras, o qué decir del Concurso de Altares de Muertos, de los magníficos adornos de las tumbas, del ingenio y esmero de los familiares para agradar a los ya finados y de toda esta expresión de amor terrenal. Y es así como gracias a los usos y costumbres de mi hermoso Oaxaca, una vez más brillo por sus hermosas festividades y estas fueron sus actividades en el corazón de la ciudad. En la plaza de la danza se disfrutaron de las tapetes monumentales los cuales se elaboran de arena, aserrín y pinturas en polvo las enormes obras de arte llegan a medir hasta 18 metros cuadrados, misma que representa las costumbres de las ocho regiones del Estado de Oaxaca. Por: ElyLo