Revista UNADiccion Noviembre - Page 17

BUÑUELOS BÁSICOS Ingredientes: ¼ litro de agua, 70 gr. de mantequilla, Una pizca de sal, 1 cda de azúcar, 125 gr. de harina, 4 huevos, Aceite para freír Procedimiento: BUÑUELOS DE MANZANA 1) Poner el agua a hervir con la sal, el azúcar y la mantequilla. En cuanto rompa la ebullición, echar de golpe la harina y mover sobre el fuego hasta que se despegue de las paredes. Los ingredientes: 3 manzanas rojas, 2 huevos, el zumo de un limón, 1 vaso de aceite, 1 vaso de leche, 200 gramos de harina, 70 gramos de azúcar, 1 cucharada de azúcar, 1 Cucharadita de canela en polvo y sal. 2) Retirar del fuego y añadir los huevos uno a uno, cuidando que cada huevo quede bien integrado antes de agregar el siguiente. La preparación Separa las yemas de las claras, bate las yemas en un bol junto al azúcar, la harina, una pizca de sal y la leche hasta que consigas una pasta homogénea, a continuación, deja el bol en la nevera durante media hora. 3) Poner el aceite en una sartén hondo y cuando se caliente un poco, echar una bolita de pasta del tamaño de una nuez, cuidar la temperatura del aceite, primero la bolita se tiene que ir al fondo, luego subir sin dorarse, se infla de un lado y al tener más volumen se da la vuelta para que se infle la parte posterior, se dorará y abrirá la bolita, dejar dorar dicha abertura. Sin pelar las manzanas, córtalas en rodajas de un centímetro aproximadamente habiéndole retirado el corazón y riégalas con el zumo de limón para que no se ennegrezcan. Ahora bate las claras a punto de turrón y mezcla con la pasta que preparaste antes, de forma envolvente con delicadeza. Sumerge las rodajas de manzana en esta pasta y ya puedes empezar a freírlas en una sartén con aceite muy caliente. Cuida que se doren por ambos lados y coloca sobre papel para absorver el exceso de aceite y mientras estén calientes, pásalos por azúcar con canela o simplemente por azúcar y ¡a disfrutar! 4) Luego de haber hecho la prueba con un buñuelo, ya pueden agregar varios al aceite, cuidando de subir y bajar el fuego para mantener una temperatura constante. Cuando estén dorados y dorada la abertura que se han hecho al reventar, sacarlos y dejarlos escurrir. Cubrirlos con azúcar o con la miel que se hizo para los buñuelos de rodilla. Ahora si estamos listos para tardes frías y buñuelitos calientes, pues con estas delicias FÁCILES Y RICAS, ¡LISTO! En lugar de hacer brrrr haremos Mmm Mmm DELICIOSO ¡Hasta la Próxima!