Revista UNADiccion Noviembre - Page 11

Hay quienes incluso pueden llegar a necesitar ayuda profesional, porque su afán por tener a una persona que ya le explicó hasta con manzanas que no quiere estar más con ella, se convierte en una obsesión y viven para eso, dedican su tiempo en buscar que hacer para que esa persona cambie de opinión. Y es cuando hay que enseñarle a dar vuelta a la página, que a veces las cosas son así, que solo debemos de tomar lo bueno que nos pudo dejar esa relación y continuar adelante con su vida. Toda experiencia tiene algo bueno que rescatar, algún aprendizaje, el simple hecho de que sea una experiencia en nuestra vida le da el valor que merece, y es necesario soltarla y dejarla ir pues no quiere estar más con nosotros. Nadie en el mundo es indispensable y no hay nada peor que aferrarnos a alguien que no nos quiere, es darle la oportunidad de lastimarnos a su antojo y no tiene ese derecho, no se lo demos, no permitamos que nos haga daño, y mucho menos nos aferremos a nadie, porque puede convertirse de un amor a una codependencia, y de un lindo recuerdo a una horrible pesadilla. Cuando sientas la necesidad de aferrarte a algo, hazlo pero a tu esperanza, hazlo a tus sueños, a tus metas a todo aquello que traerá cosas buenas a tu vida, no deposites en alguien más tu felicidad, aprende a ser feliz contigo mismo conviértete en la mejor compañía para ti, sonará raro pero caite bien, anótate en tu lista de personas importantes, has por ti por lo menos el 10% de lo que haces por los demás, consiéntete, cuídate, ámate y si en el inter llega alguien que comparta tus mismos intereses inclúyelo y si no que siga su camino y tu sigue el tuyo. Es doloroso, no digo que no, pero vale la pena intentar ser feliz con uno mismo, ya que TÚ eres la única persona que te acompañará el resto de tu vida y mereces ser feliz. Defiende tu felicidad y sueños contra todo y contra todos, no permitas que nadie se adueñe de tu felicidad recuerda que cuando eres feliz tu lo proyectas y todo tu alrededor cambia para bien. ¡Así que deja ir a ese amor que no te quiso (él/ella se lo pierde) y usa esas energías en cosas positivas para ti! Cuesta el mismo trabajo llorar y desvelarse pensando en esa persona, que ser feliz y verle el lado bueno a las cosas. Así que cuida mucho a quien vez reflejado al espejo todos los días, porque merece ser feliz. Por: Ale Caro