Revista Travesías didácticas Nº 27 Travesias-ABRIL2018 - Page 15

Con una cucharita Cuando terminó la improvisación grupal dirigida por Judith percibí que se había abierto una compuerta, expectativa, silencio de escucha y muchas miradas atentas, algo parecido a… “entonces… ¿qué sigue ahora?” Fue en ese momento que disfruté al buscar mi pequeña bolsa llena de cucharitas entregando una a cada uno de los participantes. Tomé una blanca invitando a crear un sonido con ella. (Exageré ese gesto convocando al juego sonoro nuevamente). Así fue…que comenzó a recorrer su viaje sonoro iniciando con golpes sobre la palma de la mano con la boca, con el dorso; golpes que cada participante variaba al repetirlo o espaciarlo en una búsqueda sutil de timbres. Una ronda, una pequeña cucharita que circula e inspira miradas y modos de acción sonora diferentes... (¡¡¡esperé más confiada que cada una pudiera animarse a encontrar una nueva acción para seguir transformando el sonido!!!!...). Podíamos observar cada nueva intervención sin hacer comentarios. El sonido crecía en protagonismo. “Elección de un material que posea cualidades tímbricas. Cuando llega el momento de tomar decisiones para diseñar una actividad será conveniente poder tener en cuenta esa cualidad del objeto sonoro. La exploración podrá fluir en diversidad cuando el material posea riqueza sonora, al ofrecer variaciones en la intensidad o el timbre que puedan regularse sencillamente al explorarlos”. 7 Una de las participantes desplegó nuevas posibilidades al inventario sonoro al raspar el borde de la cucharita con su pulsera-reloj que tenía variadas superficies. Nos sorprendió y de allí en adelante algunas manos buscaron nuevas superficies. La búsqueda de timbres incluyó el suelo, el calzado y la combinación de diversos modos de acción. “A veces nos dejamos llevar por un impulso y, en otros, nos contagiamos de lo que sucede en la ronda. Es posible observar ese friso de acciones que están desplegándose y elegir una que tenga un gesto claro y pedirle al creador que la comparta con el grupo. Entonces será bueno… gestar el sonido propio y salir al ruedo”. 8 Con 2 cucharitas Hay instantes de una exploración que suelen aquietarse y pareciera que uno ha llegado al final de un episodio, que se viene el cierre…Fue tan contundente la variedad y sutileza de la búsqueda que decidí incluir otro elemento al repartir una cucharita más para cada integrante de la ronda. El material elegido para la exploración podrá multiplicar su rendimiento sonoro si se dispone de la cantidad necesaria en cada momento de la actividad: cuando circula por cada integrante de la ronda el objeto que sea un disparador mientras el grupo escucha atento; cada niño explora libremente, imitar sonidos, variar la intensidad, intercambiar 7 8 Andrea Grynberg: fragmento de su artículo. Andrea Grynberg: fragmento de su artículo. 13