Revista Travesías didácticas Nº 26 - Page 19

Por último, al finalizar el proceso de enseñanza, el docente tiene que determinar qué aprendieron los niños y en qué medida, esta evaluación sumativa muestra procesos y resultados, e implica emitir un juicio de valor. Esta información será comunicada a los niños, a las familias, a otros maestros y a los directivos. Como planteáramos, no se puede evaluar todo, entonces, cómo elegimos qué evaluar. Hay dos criterios importantes que nos van a ayudar a tomar esta decisión: significatividad y representatividad del conocimiento. Por una parte, elegimos evaluar conocimientos significativos para los niños, es decir, aquellos que tienen un sentido para ellos, que los comprenden y pueden usar. Por otra parte, elegimos evaluar aspectos esenciales, representativos del campo de conocimiento trabajado. En el diseño que estamos analizando, la docente propone como actividad para evaluar los resultados alcanzados, un intercambio verbal a partir de un video que muestra lo realizado por los niños en las diferentes actividades, el objetivo de la misma es que los niños cuenten qué aprendieron (información, procedimientos, habilidades, actitudes), qué les interesó más y qué les gustó más. Podemos advertir que para la docente son tan importantes los conocimientos, como los intereses propios de cada uno y el disfrutar del aprendizaje. Lo plantea en estos términos: • Cierre de la unidad. En grupo total se verá un video con lo realizado durante las actividades, la salida didáctica, y los personajes conocidos, luego conversaremos para que cada uno exprese lo que aprendió, despertó mayor interés y disfrutó durante el recorrido. Cada uno plasmará en una hoja un dibujo que represente lo que más les gustó. El video como soporte para documentar información es un recurso que posibilita integrar los aspectos más representativos y significativos del recorte trabajado. Las imágenes y el sonido dicen más que las palabras. Este recurso tecnológico favorece el intercambio verbal para que los niños expresen lo que aprendieron. Resumiendo, el juego y la documentación son estrategias de evaluación válidas y confiables para incluir en la planificación, por estrategia entendemos un conjunto de acciones destinadas a un fin. En el caso analizado, la “caja tanguera” y “el Bar” como propuestas lúdicas, brindaron mucha información sobre los aprendizajes de los niños, como veremos en el apartado que sigue. La observación y las preguntas son instrumentos empleados para recoger indicios sobre los aprendizajes. Por último, los cuadros (columnas), el álbum y el video son recursos para documentar el proceso realizado y los resultados alcanzados. El análisis llevado a cabo refleja la importancia de la relación entre enseñanza, evaluación y planificación. Las acciones que llevan a cabo los docentes para enseñar y evaluar requieren ser pensadas con anticipación, no es posible improvisar. Prever estas acciones lleva a organizar la propuesta, traza el camino por recorrer, marca una direccionalidad, optimiza los tiempos. En tanto la enseñanza es una práctica social y pública, la comunicación de sus resultados es un derecho que tienen los niños y sus familias, pero la evaluación también es un instrumento de reflexión sobre la propia práctica que brinda a los docentes fundamentación a la toma de decisiones para mejorarla. 17