Revista Travesías didácticas Nº 25 Travesias-Julio2017 b - Page 20

Sustentos legales y bases pedagógicas… Lic. Cruz Álvarez y Prof. Melisa Stocchero Las hermanas Agazzi, educadoras italianas, sientan su trabajo en educación en el modelo planteado por Froebel, estructurando características esenciales y teniendo como ideario pedagógico al niño en su totalidad, constituyéndolo así en el centro de la educación y enfatizando en: • El carácter dinámico que debe tener la vida de un niño. • La importancia de la familia en el desarrollo contextual del niño, siendo este llamado un ser “en contexto”. • El juego como actividad por excelencia del niño y modo de liberación de energía. • El ámbito educativo debe contar con diferentes espacios donde el niño pueda desarrollarse completamente. • La organización del tiempo se plantea con una jornada compuesta de recreación, juegos, cantos, cuentos, conversaciones, dibujos y diferentes labores. • La planificación se rige por una selección de objetivos y de graduación de actividades que incluyan nociones referidas a la vida práctica. El modelo pedagógico de María Montessori hace referencia a las posibilidades del niño, teniendo en cuenta el potencial niño y su capacidad de desarrollarse en el medio que lo rodea. Haremos referencia a los siguientes principios básicos de este modelo, que sientan las bases del estudiante con el que nos encontraremos en los primeros pasos por la escolarización: 1. La mente absorbente de los niños La mente de los niños tiene la capacidad de adquirir conocimientos que absorben a través de su desarrollo psíquico y cognitivo. Todo lo aprendido es inconsciente, pasando de a poco a la conciencia. Se realiza la comparación con una esponja, sin dejar de tener presente que una tiene la capacidad limitada de absorción y la otra es infinita. Desde que el niño nace y comienza a vivir da lugar a que el aprendizaje impregne toda su esencia. Por eso se plantea que el primer período del desarrollo humano es el más transcendental y fundante de la persona. Aquí es imprescindible la ayuda del otro, alguien que pueda encausar todas esas energías creativas mediante una intervención desde el amor y la inteligencia. 2. Los períodos sensibles En los períodos sensibles, el niño puede adquirir habilidades con mucha facilidad, las que permiten la relación con el mundo externo, que varía en intensidad, período de tiempo y siempre centradas en la adquisición de un determinado carácter. 20