Revista TALENTO - Coaching, Mentoring, Liderazgo y RRHH 33 - Page 21

incorporar a los mejores en términos de competencias, habilidades, experiencia o cualquier otro criterio de entrada si no sabemos hacer uso de ello posteriormente. Éste trinomio (confianza, motivación y competencia) nos abre a cuestiones como ¿qué habilidades soy capaz de ejercer con competencia?, ¿en qué contextos/ situaciones consigo esto y en cuáles no?, ¿cómo me activo yo mismo/a para lograrlo?, ¿qué cosas evalúo y selecciono de mi desempeño para sentirme más o menos confiado y que cosas ignoro y excluyo? y ¿cómo las estoy evaluando todas ellas conjuntamente?, estas y otras 21 cuestiones empiezan a abrirnos al talento como algo dinámico, moldeable y por ende, desarrollable, en definitiva como un proceso y sólo cuando empezamos a entenderlo como proceso tiene sentido hablar de “gestión del talento”. 21