REVISTA SAPO REVISTA SAPO 04 - Page 67

LA VERDADERA PRUEBA DE AMOR Cuando dicen que la cama es el “ring de 4 perillas”, obviamente lo asociamos a sensaciones de placer, de amor y besuqueos, no realmente a un ring en donde te están boxeando toda la noche. A mí por suerte no me ha tocado nunca un compañero de cama que se mueva tanto que durante la noche temas por tu vida, que en un dos por tres tengas un brazo en la mitad de tu cara, moretones en tus piernas y más encima amaneces durmiendo en el larguero porque te ocuparon toda la cama. Habrá que amarrar al chiquillo pa´ que no se mueva tanto? Ahora sí, llegamos al bien ponderado beso de buenos días! O sea aguantar el tufo mañanero… y la “verda” no es aguantar, porque te aguantan a ti también… por lo menos aquí estamos en igualdad de condiciones, y dependiendo de las constantes o no visitas al dentista esto será más o menos terrible (obvio que apostando JUANITA MARTINI que ambos se lavaron los dientes antes de irse a acostar) Y la última, es una mención honrosa a un comentario que me hizo mi amiga chusca de mi “corasaund” cuando hablamos de este tema: “Yo creo que la prueba de amor verdadero es encontrar en el jabón (en barra) un pelo que no es tuyo”…..no more comments! Ya… y como siempre al final de mis post, que vemos el lado amable, puedo decir que la real prueba de amor tampoco es taaaaaan mala (de hecho no lo es) cuando piensas en las cucharitas, en los regaloneos varios, en los miles de domingos flojeando, en que si tienes las patas heladas tienes un guatero a tu disposición y a los cariños en la cabeza mientras estas a punto de dormir….. La verdad es que si esta es la real prueba de amor, la pasaría una y mil veces porque cuando uno realmente quiere, estos detalles son pelos de la cola! www.revistasapo.com 67