REVISTA SAPO REVISTA SAPO 04 - Page 40

INDUSTRIA DEL DELITO

“ La ciudad patológica ”, como la llamó Quetelet , constituyó la imagen de la ciudad contemporánea , donde era preciso construir “ aparatos ” de segregación y seguridad urbana , que permitieran regular a los grupos sociales considerados como defectuosos para el desarrollo del capitalismo liberal que se impuso en todo el mundo . Este proceso político , económico , social y cultural significó neutralizar las “ verdaderas ” causas de la marginalización y pobreza , principalmente el sistema económico que se estaba instalando . “ La Cuestión Social ”, dio el marco a las instituciones públicas , como la medicina y las ciencias criminológicas , para elaborar un archivo o gabinete del cuerpo del delito , custodio del biotipo criminal .
“ La ciencia criminal influenciada por los saberes higiénico-sanitarios , se endurecieron durante el largo siglo XX , con la antropología criminal europea ( especialmente la italiana , francesa e inglesa ) pero por sobre todo con las tecnologías del fascismo y nazismo , que buscaban eliminar a todos los órganos nocivos para el modelo biológico , resultados de una mezcla étnica infectada . Una especie de edificación de un fordismo criminal , que buscó una matriz determinista para identificar a estos individuos peligrosos . Las ciencias criminológicas en Chile limitaron con sus tecnologías de prevención / represión una especie de clon-delincuente , un prototipo negativo de ciudadano , asociado a la pobreza y a la clase trabajadora . La configuración de un rostro del delito en los sujetos subalternos conllevó la descriminalización de los sectores de la elite . Tal como los señala Mark Neocleous “ Aquellos que tienen el poder social por definición no pueden ser miembros de las clase de los delincuentes . Por estar a favor del régimen de propiedad privada , la clase dirigente se encuentra , por definición , del lado correcto de la ley ”
www . revistasapo . com 40
INDUSTRIA DEL DELITO “La ciudad patológica”, como la llamó Quetelet, constituyó la imagen de la ciudad contemporánea, donde era preciso construir “aparatos” de segregación y seguridad urbana, que permitieran regular a los grupos sociales considerados como defectuosos para el desarrollo del capitalismo liberal que se impuso en todo el mundo. Este proceso político, económico, social y cultural significó neutralizar las “verdaderas” causas de la marginalización y pobreza, principalmente el sistema económico que se estaba instalando. “La Cuestión Social”, dio el marco a las instituciones públicas, como la medicina y las ciencias criminológicas, para elaborar un archivo o gabinete del cuerpo del delito, custodio del biotipo criminal. “La ciencia criminal influenciada por los saberes higiénico-sanitarios, se endurecieron durante el largo siglo XX, con la antropología criminal europea (especialmente la italiana, francesa e inglesa) pero por sobre todo con las tecnologías del fascismo y nazismo, que buscaban eliminar a todos los órganos nocivos para el modelo biológico, resultados de una mezcla étnica infectada. Una especie de edificación de un fordismo criminal, que buscó una matriz determinista para identificar a estos individuos peligrosos. Las ciencias criminológicas en Chile limitaron con sus tecnologías de prevención/represión una especie de clon-delincuente, un prototipo negativo de ciudadano, asociado a la pobreza y a la cl ͔ɅɄ1Ʌ͸)ոɽɼѼ́թѽ́Չѕɹ͍́́ɥ配͸)͕́ѽɕ́єQ́͗Ņ5ɬ9̃qՕ́Ք)ѥȁͽȁ͸Օ͕ȁɽ͔́́)́Օѕ̸Aȁхȁٽȁɽɥم͔)ɥє͔ՕɄȁ͸ɕѼt)ܹɕ٥хͅ