REVISTA PROMO PAS ECOBUILDING 5 - Page 7

El gallo de lidia fino de Venezuela L a historia de gallos en Venezuela se remonta a la época de la Colonia, cuando los conquistadores españoles insertaron su tradicción gallística en nuestro pueblo indígena. Desde entonces hemos escuchado historias fascinantes del mundo de los gallos, hasta el punto de que muchos héroes de nuestra patria se han considerado aficionados a los gallos de pelea, entre los que destaca nuestro Libertador Simón Bolívar. El gallo español, más que cualquier otro gallo, ha tenido gran influencia en nuestro gallo venezolano. N uestro deporte de pico y espuela se diferencia en gran medida a la cultura gallística de otros países. Así por ejemplo, nuestros combates tiene una duracción de 20 minutos. Se usa actualmente espuelas plásticas de 21 mm, y no se inhabilita el gallo en el piso. El reconocimiento del juez de valla es uno de los elementos más característico de nuestro deporte, toda vez que el gallo “tumbao” que aún quiera combate, no pierde a menos que lo maten. La casta del gallo venezolano no se mide por la efectividad de sus tiros, sino por la resistencia al castigo. Puede que ungallo se pose sobre el suelo luego de unaherida mortal, pero si ese gallo buscacombate, seguirá peleando durante losveinte minutos, pudiendodeclararse después del reconocimiento quela pelea ha sido tablas. Bajo esta concepciónlos venezolanos hemos diseñado nuestropríncipe emplumado. Buscamos un gallo demucha casta, efectivo con las espuelas yrematador. El remate de un gallo, por tanto,es una cualidad bastante esperada ennuestros plumíferos. E stas son las cualidades del "El Senador" un gallo venezolano producto de un cruce consanguíneo que buscaba acentuar estos atributos. El Senador es un gallo de pluma zamba, conocida en otros países como rubio, indio, colorado o ají seco, y tiene un peso de 3.12 libras, ojos rojos, cresta lisa, patas y pico de color amarillo, y guías blancas. En fin, un gallo con todas las cualidades fenotípicas que un criador puede exigir, y un genotipo que tiene sangres extraordinarias y de gran reconocimiento en las vallas de Maturin estado Monagas.