REVISTA LA CRUZ 1072 SEP-OCT 2018 - Page 11

constituyen una riqueza espiritual para la fe católica. Ella insistía en que, en los ambientes sociales y familiares era necesario dejarse contagiar por los ideales evangélicos, imitando a “Jesús Sacerdote y Víctima”. Mujer alegre y elegante, muy sensible y al mismo tiempo fuerte de carácter, mística y comprometida, graba en su pecho el monograma “JHS”, es decir: Jesús, Salvador de los hombres. Se casó con Francisco Armida y tuvo nueve hijos. Siempre estuvo acompañada en la vida espiritual, por el Venerable P. Félix de Jesús Rougier, por Monseñor Ramón Ibarra y González, Primer Arzobispo de Puebla, así como por Mons. Luis María Martínez, Obispo Auxiliar de Morelia y Arzobispo Primado de México, principalmente. A pesar de que vivió un tiempo social muy convulso, entre otras cuestiones por la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera, no dejó de educar cristianamente a sus hijos, ni tampoco descuidó su profunda vida espiritual y apostolados. Para ella, el sufrimiento y las penas de la vida, eran una ocasión para fortalecer su unión con Cristo, quien nos invita a transformar, con una mirada de fe, la adversidad en oportunidad para amar más profundamente. El Papa San Juan Pablo II la declaró Venerable en 1999, después de haber revisado sus escritos e identificado las virtudes cristianas en grado heroico. Invitamos a todos a dar gracias por este milagro realizado en bien de la Iglesia y del mundo por intercesión de ella, y pedimos que el Espíritu siga actuando a través de sus obras, y suscite otro milagro para su futura canonización. Los Obispos que conformamos la Conferencia del Episcopado Mexicano, invitamos a todos a unirnos en acción de gracias por este don, así como a redoblar nuestra fidelidad y generoso servicio al mundo, en Jesucristo, Nuestro Salvador. Ciudad de México, a 9 de junio del 2018. + José Francisco Cardenal Robles Ortega Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM. + Alfonso G. Miranda Guardiola Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM.